"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

viernes, 19 de diciembre de 2014

LA COMUNICACIÓN ENTRE ESPECIES

Una mención especial a un tema que aparece sugerido en buena parte de mi obra: la necesidad de comunicarnos con los Hermanos Animales, que redunda en su sanación y en la de la especie humana, al permitirnos ser conscientes de su verdadera dimensión (lo mismo para los Hermanos Vegetales).

Recomiendo este vídeo, que es un bello y estremecedor ejemplo sobre lo que me refiero:
He vivido un caso similar digamos a pequeña escala, con un felino doméstico, una Gata. Estaba en el corredor de la muerte, muy enferma, víctima del maltrato y del miedo, y sin saber confiar en nosotros. De hecho, nuestra relación comenzó cambiándola el nombre. Nadie la había acariciado ni tomado en brazos, no sabía lo que era sentirse querida. Ahora vive feliz, ella ha sanado y me ha dejado claro que es una angelical y potente sanadora, puro Amor. Ella me inspiró para escribir sobre los Cuidados Holísticos para Nuestros Hermanos Animales (revista Universo Holístico nº 64, octubre 2013, compartido también en dos vídeos de mi canal de YouTube desde sendas entrevistas en Onda Aranjuez)

Y es cierto, la comunicación con Animales, marca un antes y un después en tu vida, como le pasa al cuidador que aparece en el vídeo. Puedes llevar años junto a los Animales, amándolos, entendiendo su manera personal de comportarse, considerándolos almas únicas… y un día esa conexión te aplasta, te das cuenta de veras, ya nada es lo mismo. Comienzas a respetar la vida de otra manera. A entender la muerte con calma aunque la pena cuando parten sea inevitable. Son muchos regalos los que ofrece.

En pocos años he conocido a varias comunicadoras (curioso, siempre mujeres). Las admiraba, dotadas de un don que creía exclusivo. No es así. En primer lugar, esto era algo normal en los pueblos originales. Es frecuente entre los Niños y las demás especies. Lo he visto entre agricultores y jardineros y los Hermanos Vegetales, de hecho yo misma conecto mejor a este nivel con las Plantas. Y aplicando la sanación espiritual surge, puesto que no se discrimina entre diversas especies.
Cierto que entre Animal Communicator hay un código deontológico, cosa que me parece imprescindible en cualquier labor, profesión u oficio, esté o no ligado al ámbito de la salud holística. Pero entre las personas que he conocido que dicen comunicarse con Animales, por desgracia he topado con farsantes. Se localizan a la primera, bien porque directamente se lo inventan y eso se nota, o porque están tan fuera de su eje que se creen su propia fantasía (problema mental sin tratar). No quiero dar nombres, pero es injusto no aclarar que hay dos personas en este campo en las que SI confío. Una porque ha atravesado la noche oscura del alma, y es referente en la difusión de la conciencia en nuestra relación con los Hermanos Animales: Olga Porqueras. Y otra que sencillamente, me deja sin palabras, cosa nada sencilla: Laila del Monte. Aprecio a ambas, dedicadas de veras a ayudar a los Animales en su vida profesional y personal.

La comunicación con los demás Animales no ha de entenderse como un cortijo más para vivir de los cursos que se imparte, ni como una opción mágica para casos concretos. Desde una perspectiva holística, debería estar integrada en la labor que se lleva a cabo con ellos, tanto en albergues, clínicas veterinarias, centros de etología, etc. Hay una parte de esa comunicación que en efecto solo alcanzan aquellos que tienen un don y se han puesto a elaborarlo y a crecer con él, como puede ser el caso de Laila. Otra parte si puede verse incrementada al acudir a ciertos talleres, pero sobre todo estando centrados y con la práctica. Y otra parte es tan sencilla y básica que la tenemos delante. Me refiero a la capacidad intuitiva de comprender a nuestros Amigos Animales con los que convivimos, y que se debe al fortalecimiento del Vínculo afectivo y espiritual que tenemos con ellos. Pero la gente en primera instancia tiene la falsa creencia de estar “loco/loca” por creerse que comprende lo que su Compañero Animal siente y que le quiere dar a entender, a veces sobre lo mucho que nos desviamos de nuestro propio camino como seres humanos.

Tengan en cuenta que me toca ser crítica con este tema porque guarda una estrecha relación con otro tema para mí sagrado, que por desgracia se pisotea impunemente. Me refiero al chamanismo. Estoy harta de ver cómo hay gente en sus cursos sobre comunicación, que ofrecen ceremonias de Rueda Medicinal para conectar con los Tótems y cosas por el estilo. En el pasado me lo creía, por suerte maduré. Cualquiera hace sonar una maraca o un tambor y ya tiene montado el lío. Pues no es así de patético ni de circense. Y en realidad lo hacen por ignorancia pura. Y todo esto, al margen del uso de sustancias externas para el “trance”, que eso si es irreverente y a la par muy delicado. Ni saben que juegan con fuego. O que hacen el “payaso chamánico”, que solo así puede definirse lo que organizan. Eso si, por un módico precio. Ay… siempre el dinero. Solo hay algo peor que un tonto, y es un tonto con dinero.

Por tanto, si les interesa este asunto, contacten con ustedes mismos (ni imaginan lo poquiiiiiiiisimo que nos escuchamos), porque desde el Ojo del Corazón, desde esa puerta estelar sagrada que une lo visible con lo invisible, lo de arriba con lo de abajo, desde ahí, la comunicación es un hecho. Y lo llevamos puesto. Quizá esa es la principal trascendencia de la comunicación entre especies: Despertarnos a nosotros mismos.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín