"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

martes, 11 de noviembre de 2014

LOS ANIMALES Y LA MEDICINA DE LAS PLANTAS

También aquí una vez más prima el sentido común. Y sin embargo hay mucho que comentar, puesto que la ignorancia acecha. Como de costumbre, procuraré ser rigurosa y detallista, si bien no soy infalible, por tanto invito al discernimiento personal.
Lo primero, consideremos que la relación entre los demás Animales y las Plantas es ancestral y ellos la viven en plenitud sin necesidad de que medie el género humano, conforme a las leyes naturales. Me refiero a todos los niveles de relación, una vez más al vínculo profundo entre almas y su manera de manifestarse a nivel energético y físico.

Hogares llenos de vida
Pero claro, al domesticarlos les privamos inevitablemente de libertad en ese sentido. Salvo que vivamos en un entorno rural, en medio de un ecosistema en armonía entre clima, terreno, telúrica, flora, fauna… Porque en nuestras ciudades, sean más o menos grandes, solo en el exterior encontramos embutidas en el cemento pacientes especies Vegetales no autóctonas, convertidas en ornamentales, que por cierto no suelen recibir los cuidados que precisan una vez inaugurada la avenida, el parque o la urbanización. Y no conformes con eso, se pretende controlar a las pocas especies Animales valientes que de manera silvestre conviven en ese medio, hostil muchas veces hasta para nosotros. Se le llama civilización. Y tiene sus consecuencias.
Tras este apunte, vamos al interior de nuestros hogares, terrazas y patios. Allí se verán obligados a coexistir, con un grado mayor o menor de conciencia por parte de quienes les cuidamos, diversas Plantas y Animalitos de todo tipo. Cosas a tener en cuenta en este ámbito de la vida cotidiana, las siguientes.
Por desgracia, la mayoría de las veces, en las floristerías y en otras tiendas que venden Plantas (a veces incuso en supermercados, con personal no sensibilizado ni formado al respecto), no asesoran sobre la toxicidad de las mismas. Y nada obliga a que estén etiquetadas como tóxicas si se llega a ingerir algunas de sus partes (hojas, flores, frutos), mientras que estamos acostumbrados a que los productos químicos de uso cotidiano en limpieza, bricolaje, insecticidas, etc. si tengan un etiquetado específico que deja claro su nivel de toxicidad y contaminación ambiental. Independientemente del tema de la alergias, puede haber intoxicaciones por ingestión y también por contacto, o bien la Planta no es tóxica en sí pero la fumigaron recientemente en el vivero o tiene restos de sustancias para controlar plagas de insectos, caracoles u hongos.
Puesto que se regalan o compran Plantas por su efecto “decorativo”, muchas veces sin pensar en los cuidados que requieren, a pocos se les ocurre que puedan hacer daño a nuestro Amigo Animal hasta que un día se come una de sus hojas. Y pensemos también en las Plantas, que merecen una vida sin este tipo de contratiempos, sin la visita constante de un Animal que poco a poco va acabando con ella.
La prevención de estos episodios incluye colocar para uso del Animal tiestos con hierba comestible (plantar trigo, cebada, semillas de césped, lentejas) y darle estímulos para que no se aburra, puesto que muchas veces causan destrozos porque pasan demasiado tiempo encerrados solos, lo que digo siempre: estar con ellos. No para castigarle si se acerca a las Plantas, ojo, porque una cosa son los comportamientos naturales, aunque nos resulten incómodos y otra muy distinta es entenderle y educarle con cariño para que responda a una indicación nuestra y deje de mordisquear algo que le puede hacer daño.
Y en lo que a la relación íntima de los demás Animales con los Vegetales se refiere, entendamos de una vez que existe y que es tan válida como la afinidad que yo tengo hacia ese Árbol en concreto que he visto crecer o hacia esa vivaz que me alegra con sus flores cada año. Del mismo modo que las Platas sienten emociones y languidecen ante la ausencia de las personas de casa, también se vinculan con los Pájaros que anidan en ellas, etc. Esas relaciones de la Familia Planetaria son sagradas y sanadoras per se.
Os invito a visitar este vídeo que subí a YouTube, un sencillo Power Point sobre las Flores de Bach para los Hermanos Vegetales, donde hablo de sus emociones, si bien es poco lo que nos acercamos a saber sobre ellas, que son de una dimensión tremendamente mayor:

Sabiduría innata
Lo normal es que el Animal, si puede elegir, tome aquello que precisamente necesita, debido a su sabiduría innata para tratarse con elementos de la Naturaleza. Es la Zoofarmacognosis, que vemos hasta en los Elefantes cuando buscan minerales esenciales en el suelo o en los Osos desenterrando raíces con propiedades medicinales. Por cierto, una cosa es que tu Amigo Animal se coma la Planta y otra que solo quiera escarbar en el tiesto hasta comerse la tierra. En ese caso, hablamos de otros problemas donde el mismo veterinario nos puede ayudar, porque se nos puede estar indicando una carencia de minerales, o de enzimas digestivas, o simplemente un comportamiento instintivo y una necesidad de más juego y ejercicio al aire libre.
Como una máxima, ellos ya evitan el peligro de manera intuitiva. La variedad de Plantas que pueden resultar tóxicas para los Animales es enorme y la identificación de todas ellas resulta complicada. Por ejemplo en los Gatos están descritas intoxicaciones con aquellas Plantas denominadas lechosas, puesto que la savia blanca, de apariencia láctea, que está en el interior del tallo, contiene saponina, una sustancia muy irritante que puede provocar serios trastornos al ser ingerida.
Aquí os doy algunos nombres de Plantas y hongos cuya toxicidad esté identificada: Acebo, adelfa, agapanto, alheña, aloe vera, amarilis (belladona), anémona, azafrán de otoño, azalea, boj, bulbos de cualquier flor, caladio, calas, campanilla correhuela, castaño de indias, cayena, ciclamen, cicuta, clemátide, clivia minata, codeso, corazón sangrante, corona del inca, costilla de Adán, crotón, cualquier seta silvestre que no pueda identificar con seguridad, dedal de monja, diefenbaquia, don diego, espatifillo o lirio de la paz, espuela de caballero, estramonio, filodendro, flor de pascua o poinsetia, glicinia, hiedra, hortensia, jacinto, laurel cerezo, lirio de los valles, lirio, muérdago, narciso, ortiga mayor, parra virgen, potos, ricino, rododendro, ruibarbo, sanguinaria, solarum, tejo, tulipán.
Si pese a las precauciones, el Amigo Animal, sufre una intoxicación, acudir urgentemente al veterinario. El envenenamiento no siempre es una situación que dé la cara con síntomas evidentes (digestivos = hipersalivación, vómitos, diarrea, dolor abdominal; neurológicos = convulsiones, coma, dilatación pupilar, cambios de comportamiento; cardíacos y circulatorios = alteraciones en el ritmo cardiaco, cambios en el color de las mucosas, etc.) o que sea fulminante. Existen tóxicos que les provocan pequeños vómitos aislados sin más y uno puede pensar que vomitan porque se han purgado, pero ciertas sustancias poco a poco, como nos pasa a nosotros, dañan órganos como hígado o riñón. Si además tiene libre acceso al exterior, cuesta muchísimo identificar las causas.
Fuera de casa, por desgracia una mención necesaria sobre la necedad humana en extremo: los envenenamientos premeditados. Hay malnacidos, por decir algo, que dejan comida envenenada en las calles principalmente para dañar colonias de Gatos libres, circunstancia penada (pero hay que pillarles) y eso además de ser en si deplorable, conlleva un riesgo para otras criaturas, desde Animales domésticos hasta niños pequeños que por curiosidad lo cojan y se lo lleven a la boca en un descuido de sus cuidadores (esto no es tan hipotético).

Terapias naturales
Los veterinarios conocen las intoxicaciones ocasionadas por los fármacos alopáticos, pero no por sustancias empleadas en medicina natural. En la actualidad estamos ante un boom de la aplicación de terapias y remedios naturales en Animales por diversas causas, y pasa como cuando hace años se produjo este fenómeno con los humanos: tiene su lado positivo pero a la vez un arma de doble filo si no se actúa con corazón y con una cabeza bien amueblada, porque no hay medicina más tóxica que aquella aplicada por un terapeuta que no esté centrado.
Además, el control del riesgo-beneficio al nos tiene acostumbrada la medicina alopática, es algo a sopesar aún más a la hora de que merme la calidad de vida de nuestros Animales. Ya hablé de ello con profundidad en el artículo del pasado otoño sobre los Cuidados Holísticos para nuestros Hermanos Animales. La ética aquí es el ingrediente básico y por desgracia a veces olvidado, junto al imprescindible AMOR hacia la criatura.
Volviendo al tema que nos ocupa, la prevención de las intoxicaciones incluye no administrar algo al Animal por el hecho de que nos haya ido bien a nosotros. Si para algo tan evidente como el control del dolor, por ejemplo en Gatos no se debe emplear bajo ningún concepto ni aspirina ni paracetamol, menos todavía con otros productos de uso menos conocido en Animales y en especial si combinan varias sustancias a la vez.
La fitoterapia es la madre de los fármacos sintéticos, por ejemplo la citada aspirina (ácido acetil salicílico) y la digital, son medicamentos potencialmente muy tóxicos que derivan de las Plantas. Claro, muchos pensarán que tras leer un prospecto no tomarías nada, pero que cuando son necesarios “salvan vidas”.
El consejo de Paracelso se queda corto (“nada es veneno, todo es veneno, la diferencia está en la dosis”). Está el control de las dosis, del tiempo de tratamiento y atención: la vigilancia en cuanto a la idiosincrasia del paciente se refiere. No a todos los individuos les sienta igual lo mismo, de la categoría que sea, terapias energéticas incluidas, puesto que somos universos que vivenciamos de manera distinta, sea cual sea nuestra especie. Y sensibilidades aparte, para todo influye la actitud, los niveles de estrés, etc. ¡hasta para que haga efecto una sustancia! Por poco que se haya estado expuesto, aún sin abusar, puede aparecer una reacción inesperada, tanto hacia la curación como hacia la extinción.
Cuidado también con las cremas (aloe vera, árbol del té) y preparados de uso tópico, que tanto Gatos como Perros se van a lamer e ingerir a continuación de dárselos. Y os recuerdo que los Gatos y los pequeños Animales como Roedores y Aves son especialmente sensibles a estos productos, llegando a estar contraindicados. Estos productos se adquieren fácilmente sin receta ni requisitos de ningún tipo sobre el uso que se vaya a hacer y la persona que los vende puede estar formada sobre su empleo en seres humanos, pero rara vez en otras criaturas y por tanto no capacitada para asesorarnos. Ya se debe tener bastante cautela cuando se trata de bebés, ancianos, personas con alguna alergia o con una insuficiencia identificada, etc.

Plantas sanadoras
Además de las hierbas medicinales a nivel químico, insisto casi nada estudiadas desde la veterinaria, hay muchas terapias que dependen del Reino Vegetal, de su presencia y de su energía. Estoy convencida de que este conocimiento se irá ampliando. De hecho, en la industria alimentaria de nuestros Amigos Animales, ya se aplica. En los piensos encontramos Plantas empleadas como conservantes naturales (como la esencia de tomillo), antioxidantes (uva), o con intenciones directamente terapéuticas para mejorar la digestibilidad, la calidad del pelaje, etc. Aquí también el alimento y el medicamento se solapan y nada como una alimentación que favorezca la salud y la vitalidad del Animal. En especies como las Aves y los Roedores, introducir aquello que comen en estado libre, por ejemplo la manzanilla. Para las Tortugas, sin duda las algas, ya incluidas en sus piensos.
Os dejo como ejemplo una marca muy conocida de pienso holístico para Perros y para Gatos, que indica literalmente esta nota: “Los Perros y Gatos consumen instintivamente hierbas y Plantas selectas. Nuestros piensos contienen una gran selección de Plantas y hierbas, como por ejemplo bayas de enebro, raíz de Angélica, hojas de frambueso rojo, cardo mariano, espino cerval, raíz de malvavisco, raíz de diente de león, raíz de regaliz, bayas de raíz de bardana, ortiga, hojas de menta y caléndula. Las sustancias activas vegetales ayudan a desintoxicar el organismo y, apoyan la función de diferentes órganos del cuerpo, como por ejemplo la función cardiaca o la digestión.”
Consideraciones especiales requieren los aceites esenciales de aromaterapia. Son tóxicos para los Gatos, aunque sean diluidos en lugar de puros. Ellos tienen la piel muy fina y los aceites esenciales que se froten en el cuerpo (para el control de pulgas y garrapatas) o en los oídos (para combatir otitis por ácaros u otras) son fácilmente absorbidos en el torrente sanguíneo. Esto a su vez causa problemas en la piel y trastornos del hígado, e inmunitarios con consecuencias fatales. La causa es que los Gatos son deficientes en su capacidad para eliminar los compuestos a través de glucuronidación hepática porque carecen de la enzima glucuronil transferasa. La glucuronidación es la presencia de un mecanismo de desintoxicación importante en la mayoría de los Animales, excepto en el Gato, que les provoca una eliminación más lenta y por lo tanto la acumulación de metabolitos tóxicos en el cuerpo causando problemas. Y además de intoxicarse por ingestión pueden hacerlo por inhalación.
Aunque todos los aceites esenciales son potencialmente tóxicos para los Gatos, los más dañinos son los que presentan altos contenidos de sustancias pertenecientes al grupo químico de las cetonas y al de las lactonas, también los ricos en ascaridiol, timol y otras moléculas en particular que se han ido detectando en fitoquímica, con una toxicidad elevada, así como aquellos que contienen fenoles. Los más peligrosos que se sepa son: aceite de menta, aceite de lavanda, aceite de limón, aceite de Melaleuca, aceite de árbol de té, aceite de corteza de canela, aceite de Wintergreen, aceite de tomillo, aceite de abedul, aceite de salvia, aceite de romero, aceite de tanaceto.
Según algunos profesionales recomiendan, existe una alternativa al uso de aceites esenciales que son los hidrosoles o aguas florales. Es un producto secundario de la destilación de aceites esenciales en forma de líquidos solubles en agua, procedentes de plantas curativas (no confundir con las esencias florales como las flores de Bach), pero tampoco se puede descartar su potencial toxicidad en estas criaturas.
Por el contrario, las esencias florales, flores de Bach, etc., NO son tóxicas y además en casos de envenenamiento, una vez valorados y estabilizados por el veterinario, ayudan a la recuperación del Animal, incluso en colonias de Gatos libres, puesto que se dan en el agua de beber (si está inconsciente y durante el traslado a la clínica, solo aconsejo la vía tópica, darlas en la piel mediante caricias) Se emplearían en principio Rescue Remedy y Crab Apple. Y una reflexión más: habiendo medios como éste sin efectos nocivos ¿para qué dar a los Animales, buscando el mismo efecto beneficioso, algo no probado con lo que se corran riesgos?

¿Y cómo me informo?
En efecto, hay un vasto mundo por descubrir. Se han perdido conocimientos primordiales al respecto del uso de la medicina natural que también afecta a nuestros compañeros Animales. La falta de respeto con la que se habla de la medicina nativa tampoco facilita las cosas. A la hora de redescubrir estos remedios, el ánimo de lucro y el ego de “ser alguien” en un terreno tan poco explorado, con tantos “cortijos” por montar…, hacen que ni siquiera la información ofrecida sea fiable. Cuidado de quienes se vanaglorian de haber sido formados por grandes maestros, si de verdad fuese cierto, poco han aprendido sobre la humildad de los mismos. Disculpen el inciso, pero estoy harta de quienes van de chamanes y ofenden la esencia de esta tradición milenaria.
Escribir es una responsabilidad que todo autor no entiende. Y además es hora de ser conscientes a la hora de comunicar. Por una parte, hay gente buena en su campo pero que luego no saben expresarse. Por otra, terapeutas fuera de su centro por mucho currículum que muestren. Y por otra, gente poco o nada metódica a la hora de compartir sus experiencias que proponen cosas con escaso sentido común, por no haberse documentado lo suficiente ni desde el conocimiento, ni desde la experiencia, ni amparados por su intuición puesto que están dormidos y su ego no se lo permite. Y no digamos de los copiadores. Así se mantienen falsas creencias y el miedo, que solo sirven para bloquear el despertar de la gente.
Los artículos basados en la experiencia de terceros hasta cierto punto conviene tomarlos con cautela. Porque una cosa está clara: alguien puede estar haciendo algo toda su vida pero lo puede estar haciendo al revés. Y también hay intereses de quienes comercializan los productos naturales, por lo que podemos encontrar las maravillas de tal o cual producto, provenientes de quienes quieren introducir su consumo en el mercado.
Os contaré como ejemplo algo que me ha pasado recientemente y de donde comenzó la idea de escribir este artículo con todas las reflexiones que contiene. Me preguntaron si yo sabía de la toxicidad del Aloe Vera en Gatos. A partir de ahí, busqué en fuentes que considero fiables y me encontré un poco de todo.
El Aloe Vera tal cual figura como Planta tóxica, en especial para los Gatos, y con información contrastada desde el punto de vista botánico respecto a la ingesta de la Planta, debido a la alantoína que contiene, compuesto nitrogenado que es el responsable de que tenga propiedades cicatrizantes. Considerando que los Animales y en especial los Gatos se lamen cualquier cosa que les pongas en la piel y que también a través de ella absorben principios que pasan a su sangre, es algo a tener en muy en cuenta. Como contradicción, hay productos comercializados que conozco de veterinaria para uso dermatológico que llevan Aloe, aunque en escasa proporción: uno para el cuidado de las almohadillas de las patas en Perros y Gatos, otro para el pelo de los Gatos.
Al parecer los problemas vienen dados porque o bien no se utilice el auténtico Aloe, o no se haya obtenido la pulpa de manera adecuada. Siempre me ha llamado la atención que cuando un producto se pone de moda aparece en todas partes como “el ungüento amarillo”, poniéndose en peligro la autenticidad y pureza del mismo y haciendo increíble que haya tantas Plantas, en este caso de Aloe, en el planeta para hacer frente a semejante producción. Lo hemos visto también con productos beneficiosísimos elaborados por las Abejas. Vamos, que la mayoría son sucedáneos que vieron una foto del Aloe pasar por ahí.
En estos casos yo siempre confío más en aquello que se obtenga allá mismo donde yo vivo, que se desarrolle bajo las mismas condiciones locales (estaciones, clima, calidad del aire y agua, etc.) Lo contrario tiende a desvirtuar la materia. Cada cosa en su lugar y un sitio para cada cosa.
Distinguir si usar un remedio resulta NECESARIO o CONVENIENTE, palabras muy útiles a la hora de testar, al final en mi caso fue un proceso intuitivo. Desde el principio de esta pequeña investigación algo dentro de mi me dijo: “que no se lo den al Gato.” Y ese pálpito es lo que me vale, por mucho que naturópatas bienintencionados o eruditos en la materia me lo contra-argumenten. Como dijo Buda, “lástima tiempo perdido habiendo barcas”, si bien he aprendido cosas nada despreciables en el proceso de investigación, y no solo sobre la relación entre los demás Animales y las Plantas, sino sobre el ego del terapeuta.
En resumen, os invito a que os informéis bien tanto en el entorno como a la hora de emplear sustancias terapéuticas para nosotros que no tienen por qué serlo para los demás Animales. Hay que ser muy cautos a la hora de usar remedios naturales con los Animales, en especial con las pequeñas especies, con aquellos considerados exóticos y con los Gatos por su peculiar metabolismo. Evitaremos así “experimentar” con ellos, aunque sea de manera inconsciente o en un afán de buscar lo mejor. Hay medios más seguros para el cuidado holístico de los Animales, como por ejemplo la Terapia Floral, que pertenecen a la Sophía Perennis.
Vuelvo así al argumento inicial: que no hay medicina más tóxica que aquella aplicada por un terapeuta que no esté centrado. Y me refiero a que acudáis a terapeutas que siguen un camino de desarrollo personal, con corazón humilde y con serena experiencia y pasión por aprender para que os asesoren. Y que vuestros libros de consulta sean de autores consolidados, cualquier artículo de internet copiado de quién sabe dónde no sirve, ni los foros donde la gente escribe lo que opina o algo que quizá les funcionó una vez. Hay pocas ciencias exactas, una vez más invoco a la intuición que nos proporciona discernimiento y optar por lo más sencillo, que suele ser lo más positivo y aquello que tenemos más a mano, justo delante nuestro, sin haberlo visto o valorarlo.
Por lo demás, la Naturaleza es sabia. Nosotros hemos tenido en casa toda la vida Animales y Plantas en grandes cantidades y de todo tipo (desde mi bisabuelo, que tuvo el primer vivero de Aranjuez) y ningún Animal se ha intoxicado por ninguna Planta, rodeados como han estado de algunas que figuran como peligrosas. Ellos son más inteligentes que nosotros en ese aspecto… y en muuuuchos más. Como digo siempre, gracias a mis Sanadores y Maestros por enseñarme lo vital: que la Medicina para el Alma está en la Naturaleza, la Medicina de la Tierra es el Amor.

Autora: Mª del Pilar Zamarra San Joaquín
Artículo publicado en Universo Holístico nº 66, diciembre 2013

viernes, 7 de noviembre de 2014

VIAJE EN EL TIEMPO CON LOS ANIMALES DEL ALMA

El ser humano es una especie más en continua evolución pero con una misión: que esa evolución sea la del Corazón, que de verdad seamos humanos. Por ello los valores, desde el ámbito mental, y los sentimientos, desde el emocional, van impulsándonos a lo largo de nuestra historia y se refuerzan con los mensajes que nos recuerda la Sabiduría Perenne, en este caso desde los Animales del Alma. Hoy vemos con algunos ejemplos, cómo su simbolismo se ha adaptado a esos avances, no solo desde el punto de vista cultural o de la utilidad que nos prestan, sino desde la naturaleza espiritual, siendo bálsamo para la maltrecha alma humana.

Amigos inseparables, Guardianes del Ser
El Perro: El primer Animal domesticado, sin él, la historia de la humanidad sería completamente distinta. Nos ha acompañado y nos ha servido, perteneciendo todavía a cuerpos de defensa y también es un terapeuta distinguido para personas de todas las edades y con todo tipo de discapacidades, si bien en general se puede afirmar que mantienen cuerdas a millones de personas en todo el mundo. De guardián a compañero leal hasta la muerte, en la antigüedad simbolizaba todo lo relacionado con esos valores, que hoy se refuerzan con la necesidad de la lealtad a uno mismo, de ser fieles al alma que nos habita, de escuchar cuál es nuestro papel en el mundo y obrar en consecuencia.
El Gato: Venerado en la antigüedad y odiado desde el Medioevo, hoy en día despierta pasiones encontradas que por desgracia hacen que no se valore a estos sabios maestros, encontrando incluso graves vejaciones hacia ellos en nuestro propio entorno urbano que las pocas protectoras que les dedican su ayuda apenas pueden paliar. Y es que desde el punto de vista simbólico, en occidente se ha dado la espalda a todo lo que el Gato representa, a su relación con la Madre Tierra y con lo femenino, con el poder intuitivo que tan ligado está al corazón, de ahí la calma que proporcionan estos sanadores Animales. El ego-mente se resiste a rendirse ante la evidencia que el Gato nos recuerda de que este mundo solo tiene una razón de ser: el amor.
El Caballo: En todas las culturas ha sido medio de transporte imprescindible hasta la revolución industrial. La montura del guerrero, símbolo de poder y de fuerza en todos los continentes, hay pueblos que han dedicado una especial atención a este magnífico Animal y nos ha quedado su herencia, precisamente en nuestro país con la tradición ecuestre desde la cultura árabe. Sin embargo, ahora que no necesitamos al Caballo para que nos lleve físicamente de viaje, si es un referente sobre la libertad y la necesidad de emprender el iniciático viaje de retorno. En la actualidad sentimos más admiración hacia él y un profundo reconocimiento como terapeuta, un compañero de viaje hacia caminos que nos adentran en el autoconocimiento.

Admirados y venerados
El Halcón: Vinculado al simbolismo del Águila, Chamán del Cielo, el caso del Halcón tiene unas connotaciones históricas diferentes derivadas de su uso en cetrería, puesto que al Águila no se le ha domesticado de la misma manera. El mensajero de los dioses, con su vuelo cercano a lo más alto, representa el vuelo del espíritu. En la actualidad apenas se le presta atención en ese sentido, puesto que el hombre ya ha conseguido volar, aunque sea con la ayuda de aviones o de paracaídas. Sin embargo, nos hace falta esa visión que todo lo ve y que va más allá de la realidad que entendemos como presente, trascendiendo las proyecciones que hacemos hacia el pasado y el futuro, puesto que solo en el ahora se encuentra la verdad.
El Delfín: También terapeuta en la actualidad, para los primeros navegantes del Mediterráneo era un ser muy temido, pero que después incluso representó la esencia de Cristo. Un comunicador, un Animal que ahora se sabe científicamente de su potencial intelectual y del desarrollo de su consciencia. Vemos con frecuencia cómo es el Animal favorito de muchas personas, en especial cuando emprenden su búsqueda espiritual, un tótem que nos evoca lo mejor de nuestra naturaleza y nos acompaña en la meditación. Dejemos fluir la vida y seamos uno con ella, ese es el mensaje principal de este maravilloso Lobo del mar.
La Paloma: Me entristece que en las ciudades se considere plaga a este santo Animal, que nos trae mensajes de esperanza desde el inicio de los tiempos. Tan ciega está la masa dormida que no comprende que el origen de las plagas se debe a la desmesura del ser humano, que depreda y devora cuanto se le ponga por delante a la hora de acrecentar su materialismo. La Paloma es un símbolo de pureza espiritual en varias tradiciones y hoy en día más necesaria de lo que admitimos, puesto que sin el despertar de cada individuo, de cada neurona de GAIA, el conjunto entero corre peligro. Estamos todos en el mismo barco, en la misma nave, y en pleno diluvio de irracionalidades, falta unirnos para que la blanca Paloma nos traiga en su pico la señal de que la luz ha ganado a la sombra.

Temidos y amados
La Serpiente: Pocos Animales tan temidos y a la vez tan extendidos en su rico simbolismo a través de todos los tiempos y lugares, vinculado a las fuerzas creadoras del Universo y a la regeneración de la vida. Es magia, sabiduría y salud, nos muestra nuestra propia energía vital, que no nos han enseñado a cuidar en este mundo medicalizado. La Serpiente se ha mantenido como una representación del ciclo vital en las fuerzas naturales, invitándonos a algo que mucha falta hace al hombre civilizado: a reconectarnos con la esencia de la vida, a través de la reverencia y la protección de aquello de lo que formamos parte, el planeta Tierra y todas sus criaturas, sean Animales o Vegetales y los entornos naturales, las relaciones entre ecosistemas y entre nosotros mismos.
El León: También venerado y relacionado con las castas reales, reconocemos que es un carnívoro temible, y que ante ellos somos insignificantes, como puede ocurrir con otros Mamíferos de su envergadura, por ejemplo el Oso, por otra parte también vinculado a los valores maternales. Y es que el León no solo simboliza soberanía, sino de dónde proviene la verdadera fuerza: del Corazón. El líder en nuestra vida ha de ser éste, puesto que no sucumbe ante graves trampas mentales como la depresión. Es el guerrero imbatible, es la voluntad de vivir. Ahora vemos a los Leones en documentales y nos parecen ajenos a nuestro modo de vida, pero su mensaje es un consuelo ante la lucha diaria que mantenemos en medio de esta confusión colectiva y que no podemos permitir que nos aleje de nuestro Camino al Centro.
El Búho: Causa respeto por su relación con el lado oscuro, con la noche, con nuestra sombra profunda y con el inconsciente. Sin embargo, es el guía de la intuición, un talismán de la buena suerte y de la capacidad de mirar más allá de lo que se ve, una ayuda para el desarrollo de nuestro intelecto y para la toma de decisiones. En las poblaciones rurales se creía que su ulular anunciaba la muerte, como el de la Lechuza. Pero he ahí la importancia de su mensaje. A pesar del paso de los siglos, el ser humano sigue temiendo la muerte sin comprender que ésta es solo un cambio de estado. Cuando entendemos que el alma es inmortal, que vivir es llegar y morir es volver, que la muerte no es el final, entonces nos damos cuenta de cuán importante es aprovechar la vida en gozar con lo sencillo, en compartir la alegría, en ser uno mismo con la pureza de un Niño... En estas sociedades limitantes gobernadas por el miedo, solo a través de la intuición el alma encuentra una salida para expresarse que no nos haga enfermar.
Somos luz, recuérdalo.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín