"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

viernes, 19 de diciembre de 2014

LA COMUNICACIÓN ENTRE ESPECIES

Una mención especial a un tema que aparece sugerido en buena parte de mi obra: la necesidad de comunicarnos con los Hermanos Animales, que redunda en su sanación y en la de la especie humana, al permitirnos ser conscientes de su verdadera dimensión (lo mismo para los Hermanos Vegetales).

Recomiendo este vídeo, que es un bello y estremecedor ejemplo sobre lo que me refiero:
He vivido un caso similar digamos a pequeña escala, con un felino doméstico, una Gata. Estaba en el corredor de la muerte, muy enferma, víctima del maltrato y del miedo, y sin saber confiar en nosotros. De hecho, nuestra relación comenzó cambiándola el nombre. Nadie la había acariciado ni tomado en brazos, no sabía lo que era sentirse querida. Ahora vive feliz, ella ha sanado y me ha dejado claro que es una angelical y potente sanadora, puro Amor. Ella me inspiró para escribir sobre los Cuidados Holísticos para Nuestros Hermanos Animales (revista Universo Holístico nº 64, octubre 2013, compartido también en dos vídeos de mi canal de YouTube desde sendas entrevistas en Onda Aranjuez)

Y es cierto, la comunicación con Animales, marca un antes y un después en tu vida, como le pasa al cuidador que aparece en el vídeo. Puedes llevar años junto a los Animales, amándolos, entendiendo su manera personal de comportarse, considerándolos almas únicas… y un día esa conexión te aplasta, te das cuenta de veras, ya nada es lo mismo. Comienzas a respetar la vida de otra manera. A entender la muerte con calma aunque la pena cuando parten sea inevitable. Son muchos regalos los que ofrece.

En pocos años he conocido a varias comunicadoras (curioso, siempre mujeres). Las admiraba, dotadas de un don que creía exclusivo. No es así. En primer lugar, esto era algo normal en los pueblos originales. Es frecuente entre los Niños y las demás especies. Lo he visto entre agricultores y jardineros y los Hermanos Vegetales, de hecho yo misma conecto mejor a este nivel con las Plantas. Y aplicando la sanación espiritual surge, puesto que no se discrimina entre diversas especies.
Cierto que entre Animal Communicator hay un código deontológico, cosa que me parece imprescindible en cualquier labor, profesión u oficio, esté o no ligado al ámbito de la salud holística. Pero entre las personas que he conocido que dicen comunicarse con Animales, por desgracia he topado con farsantes. Se localizan a la primera, bien porque directamente se lo inventan y eso se nota, o porque están tan fuera de su eje que se creen su propia fantasía (problema mental sin tratar). No quiero dar nombres, pero es injusto no aclarar que hay dos personas en este campo en las que SI confío. Una porque ha atravesado la noche oscura del alma, y es referente en la difusión de la conciencia en nuestra relación con los Hermanos Animales: Olga Porqueras. Y otra que sencillamente, me deja sin palabras, cosa nada sencilla: Laila del Monte. Aprecio a ambas, dedicadas de veras a ayudar a los Animales en su vida profesional y personal.

La comunicación con los demás Animales no ha de entenderse como un cortijo más para vivir de los cursos que se imparte, ni como una opción mágica para casos concretos. Desde una perspectiva holística, debería estar integrada en la labor que se lleva a cabo con ellos, tanto en albergues, clínicas veterinarias, centros de etología, etc. Hay una parte de esa comunicación que en efecto solo alcanzan aquellos que tienen un don y se han puesto a elaborarlo y a crecer con él, como puede ser el caso de Laila. Otra parte si puede verse incrementada al acudir a ciertos talleres, pero sobre todo estando centrados y con la práctica. Y otra parte es tan sencilla y básica que la tenemos delante. Me refiero a la capacidad intuitiva de comprender a nuestros Amigos Animales con los que convivimos, y que se debe al fortalecimiento del Vínculo afectivo y espiritual que tenemos con ellos. Pero la gente en primera instancia tiene la falsa creencia de estar “loco/loca” por creerse que comprende lo que su Compañero Animal siente y que le quiere dar a entender, a veces sobre lo mucho que nos desviamos de nuestro propio camino como seres humanos.

Tengan en cuenta que me toca ser crítica con este tema porque guarda una estrecha relación con otro tema para mí sagrado, que por desgracia se pisotea impunemente. Me refiero al chamanismo. Estoy harta de ver cómo hay gente en sus cursos sobre comunicación, que ofrecen ceremonias de Rueda Medicinal para conectar con los Tótems y cosas por el estilo. En el pasado me lo creía, por suerte maduré. Cualquiera hace sonar una maraca o un tambor y ya tiene montado el lío. Pues no es así de patético ni de circense. Y en realidad lo hacen por ignorancia pura. Y todo esto, al margen del uso de sustancias externas para el “trance”, que eso si es irreverente y a la par muy delicado. Ni saben que juegan con fuego. O que hacen el “payaso chamánico”, que solo así puede definirse lo que organizan. Eso si, por un módico precio. Ay… siempre el dinero. Solo hay algo peor que un tonto, y es un tonto con dinero.

Por tanto, si les interesa este asunto, contacten con ustedes mismos (ni imaginan lo poquiiiiiiiisimo que nos escuchamos), porque desde el Ojo del Corazón, desde esa puerta estelar sagrada que une lo visible con lo invisible, lo de arriba con lo de abajo, desde ahí, la comunicación es un hecho. Y lo llevamos puesto. Quizá esa es la principal trascendencia de la comunicación entre especies: Despertarnos a nosotros mismos.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín

miércoles, 17 de diciembre de 2014

TRASCENDENCIA DE LA TERAPIA FLORAL PARA EL TRATO ÉTICO, LA TOMA DE CONCIENCIA Y EN EL VÍNCULO CON LOS DEMÁS ANIMALES Y FORMAS DE VIDA

“La ética consiste en que yo experimente la necesidad de practicar la misma reverencia por la vida hacia toda voluntad de vivir que hacia la mía misma.” Albert Schweitzer, Premio Nobel de la Paz 1952

Atendiendo las bases filosóficas y espirituales con las que el Dr. Edward Bach formuló la Terapia Floral, no se trata solamente de una terapia natural para emplear como una herramienta más en el cuidado de la salud. Él se fundaba en creencias y a la vez en conceptos éticos que son tan remotos como el mismo empleo de la energía vibracional de las flores, conforme se ha sabido de pueblos indígenas y a la vez, en esos aspectos coinciden con el pionero sistema de flores de Bach las posteriores esencias florales con las que contamos hoy en día. Y su validez ampara las inquietudes espirituales de la actual y maltrecha humanidad. Mucho se ha publicado sobre Terapia Floral, pero yo siempre remito a los escritos originales del Dr. Bach.

Se afirma que el efecto básico de las esencias florales es el de ayudarnos a equilibrar las emociones para adaptarnos a los cambios en el camino de la vida y contribuyen a mejorar la salud en general y a aliviar el sufrimiento. En Animales además contribuyen a mejorar la convivencia entre ellos y sus familiares humanos, que muchas veces precisan de los beneficios de la terapia más que sus Amigos Animales y se encuentran con ella gracias a los Animales, que yo llamo nuestros Maestros y Sanadores. Su aplicación en todo tipo de seres vivos y en especial en aquellos indefensos ante la necedad humana, como Bebés, Niños, personas con discapacidad, ancianos, pacientes en las etapas finales de su vida (cuidados paliativos) y en los demás Animales y las Plantas, nos hace plantearnos, desde el ámbito de la conciencia, porqué es en realidad sanadora esta terapia, su alcance va más allá de lo que puede vislumbrar la ciencia, su poderosa energía va directa al corazón de las criaturas con alma capaces de sentir la vida latiendo en ellas y en todo lo que nos rodea. Es amor en gotas.

Y cuando hablo de conciencia, no me refiero al término que ahora parece se pretende ir desgastando, como ya se han desgastado otras muchas palabras. Ni hablo de una mera cualidad moral o intelectual. Ni por asomo la mente se acerca a su significado completo. Conciencia está relacionada con la naturaleza profunda del ser, con el amor puro y con la razón de la existencia, es luz cósmica. Es una capacidad universal, para un Gusano de seda o para un humilde campesino, para un roble o para la brisa en un acantilado. El subtítulo de mi libro sobre Flores de Bach en Animales es del todo premeditado: Camino de Sanación y Conciencia en el Amor a Nuestros Amigos del Alma. Y también la estructura del mismo, en torno a cuatro capítulos (conciencia, sanación, relación entre Animales y familia humana, Flores). El primer capítulo se refiere a las bases espirituales y la filosofía de esta terapia y al trato ético a los Hermanos Animales.

Yo me considero un ser privilegiado en cuanto a mis derechos como ciudadana del mundo, con necesidades cubiertas por encima de las materiales (pertenencia, fe, etc.) gracias a Dios y también con dos preceptos sólidos: no vivo económicamente de esto, si para ello, lo hago por y para los Animales y soy autodidacta y alumna de los Animales. Yo me veo en la necesidad ética y de mi conciencia de divulgar y administrar las bondades de esa terapia, mi aportación es espiritual. No de intentar convencer de sus beneficios, ni de validarlos; ya se conocen y siempre habrá quien los niegue argumentando a su modo, no me preocupa, eso a la Terapia Floral no la afecta, no la quita potencia. De hecho, las críticas y puestas en entredicho que recibe esta terapia no preocupan en absoluto a los Animales que la piden, la reciben y sanan con ella. Yo actúo con humildad sin juzgar ni desprestigiar y siempre enfatizando en las virtudes de cada flor, en su aspecto positivo y armonizador del alma. En resumen, yo me dirijo al alma de los Animales, que la tienen. Y mi misión, si la tengo, se basa en el vínculo entre Animales y seres humanos.

Como divulgadora es cierto que cuesta expresarse en relación a la energía y a todo lo invisible. También entiendo que la mayoría no son capaces de digerir ciertas cosas relacionadas con la intuición sobre todo si no se han cultivado personalmente en su propio desarrollo como seres. Y que mejor es algo que nada y que se empieza con pequeños primeros pasos, es decir, con tal de que se emplee en Animales esta terapia: Pensando en el bien de éstos, debido a la sencillez de la Terapia Floral, carencia de efectos adversos, excelente opción en situaciones complejas que luego comento e incluso entiendo que de coste económico asequible, es preferible que los terapeutas la usen aunque no se sientan imbuidos en su filosofía. Pese al enfoque que dé el terapeuta, la Terapia Floral siempre se dirigirá al alma de la criatura, guiada por una sabiduría superior. Pero también es labor de quien lleva tiempo sembrando, advertir sobre la naturaleza profunda de lo que tenemos delante.

Me sorprende que aun quienes parecen conocer el alcance de esta terapia se cuestionen a sí mismos su eficacia, lo planteen como un mero complemento de obsoletos cortijos oficiales y sobre todo, ni siquiera ellos las tomen. Ya va siendo hora de trascender enfoques mecanicistas y dejar de trasladarlos a terapias como la floral. Se aboga por un cambio de paradigma y pocos entienden que el cambio comienza dentro de uno mismo. La ignorancia es un problema, sobre todo si se disfraza. Considerando además que los egos perjudican al que necesita ayuda. Conviene contemplar esta terapia y la misma energía con la visión de que todos somos parte del universo. Si eso se entiende, la terapia empleada, el método... es irrelevante, porque por encima de la forma estará y prevalecerá el amor.

Pero con la ética ocurre lo mismo en todas partes. Suele haber quien la da la espalda o la interpreta a su manera y con esa actitud desvirtúan la esencia de un arte que no pueden dañar en realidad y a la larga el daño se lo hacen a ellos mismos. Con poco que se lea de lo que escribo, se ve que hablo de la familia humana del Animal, o de su principal humano, porque ninguna alma puede pertenecer a otra y la palabra dueño me parece al margen de toda ética. Por el mismo razonamiento y en contra del especismo, trato con la misma reverencia al Animal que lo precise, con prioridad a aquellos en situación de indefensión, influenciada por mi anterior experiencia como enfermera, sensibilizada ante la mirada sincera de quien sufre. Y eso incluye a hámsteres, canarios… Animales que muchos creen incapaces de transmutar las emociones de su familia humana. En primer lugar, tampoco vamos a tratar siempre a los Animales, sea por la aparición de una enfermedad, o por un problema de conducta, como meros amplificadores de emociones humanas. Yo creo, si, que son espejos donde encontrarnos y ventanas para asomarnos al mundo, pero con el respeto de que están vivos y cada uno tiene su propia historia digna de atender. He administrado esta terapia a almas encarnadas en diversas especies, humanos con diferentes idiosincrasias, muchas Plantas, Mamíferos de diversos tamaños, Aves, Anfibios, Reptiles y Peces… Las emociones de una Tortuga me parecen tan respetables como las de un Caballo pura sangre y la mirada de un Pez llega a ser tan conmovedora como la de cualquiera.

La aplicación de la Terapia Floral en Animales es una opción que la mayoría solo se plantea en contadas ocasiones, por ejemplo para los Animales domésticos más habituales (Perros y Gatos) ante problemas relacionados con su comportamiento y enfermedades o procesos donde el tratamiento veterinario ofrece soluciones limitadas. Y con suerte, tanto profesionales como familiares humanos de los Animales, se van familiarizando con las indicaciones del Rescue Remedy. Hay otras muchas posibilidades donde las Flores de Bach son de gran utilidad en el cuidado y la convivencia con nuestros Hermanos Animales:

  • En pequeños Animales domésticos a veces considerados exóticos por los propios veterinarios, como Aves (ej: Canarios, Loros), Reptiles (ej: Tortugas, Iguanas), pequeños Mamíferos (ej: Roedores, Hurones), etc., vuelvo a insistir en que las Flores de Bach constituyen más que una alternativa, en ocasiones son la única esperanza para mejorar algunos trastornos ante la imposibilidad de emplear pautas de educación o fármacos cuyos efectos adversos no tolerarían. Y no solo frente a problemas ya declarados, sino también para prevenir estrés y como una ayuda en momentos determinados de su ciclo vital: desarrollo, celo, cría, senilidad… Hay quien cree que todo lo que se tenga dentro de una jaula, o bien lo que sea criado para alimentar a la gente, es tan distinto de Perros y Gatos que las Flores apenas les ayudarán. Se sorprenderían de lo que yo he visto, incluidos Animales silvestres y otros tratados de incapaces de sentir empatía hacia el ser humano. Las Chinchillas y los Periquitos también sienten pena relacionada con las tragedias cotidianas de las personas del hogar.
  • Como apoyo en las colonias de Gatos urbanos, poniendo unas gotas en el agua de diluidos de distintas esencias básicas como Rescue Remedy en época de obras en la calle o fuegos artificiales, asociado a Olive en los nacimientos de camadas y a Crab Apple sobre todo en primavera y verano para ayudar a estos Animales tan expuestos a parásitos internos y externos, infecciones y enfermedades inmunosupresoras. No pasa nada porque lo beban todos los de la colonia.
  • Dada la tradición que existe en Gran Bretaña por la doma, y además país de origen del Dr. Bach, también son referencia sobre la aplicación de las Flores de Bach en Caballos y jinetes. Es hora de que en España aprendamos de ellos y se normalice su uso también en nuestras cuadras.
  • Para criaturas de cualquier especie, imprescindibles en casos de abandono, maltrato y sus secuelas por su poder sanador. Donde se plantean cuestiones éticas, como en el abandono y el maltrato de los que con suerte acaban en centros de acogida, protectoras y santuarios, la Terapia Floral habría que ponerla en el agua del grifo para que la beban hasta los cuidadores. Donde ha habido sufrimiento infringido adrede, donde ha habido un menoscabo del reconocimiento del derecho a la vida, las Flores de Bach, y en concordancia al legado de su mentor el Dr. Bach, se puede afirmar que son vitales. Con la salvedad de que hay tantos caminos como seres y de que cada uno toma el que su libre albedrio le muestra, y de que todo está al alcance de nuestras necesidades de aprendizaje para que tomemos lo más oportuno en cada momento.
  • Son una opción de gran interés en los cuidados paliativos de todos los Animales (incluso en la agonía), y de hecho en otros países europeos se contempla el tratamiento floral para el equilibrio emocional cuando hay cáncer, tanto para el Animal que lo padece como para que su familia humana lleve mejor todo el proceso de acompañamiento. Los tratamientos veterinarios como la quimioterapia y las cirugías son muy iatrogénicos y la Terapia Floral es crucial en el alivio del sufrimiento.
  • Lo mismo ocurre en los cuidados geriátricos del Animal. Por desgracia en nuestro país hay una conciencia muy limitada en este sentido, y a menudo se recurre a la inyección letal más por las limitaciones de los humanos para dar los cuidados necesarios, que por el estado del Animal en sí. Y de nuevo me refiero a Animales de cualquier grupo zoológico.
  • Asociadas a la cirugía. Si se trata de una operación programada el tratamiento comienza los días previos para preparar al Animal y propiciar mejores resultados, luego se prolongará lo necesario y se adaptará la fórmula de los remedios dependiendo de la evolución y de la dolencia. El Rescue Remedy es una gran ayuda para incluir en el protocolo de anestesia veterinario, tanto antes de dormir al Animal como al despertar, porque minimiza complicaciones y efectos adversos. También previo a pruebas diagnósticas en especial si producen dolor y en el empleo de la inyección letal, para el Animalito antes del trance y para su familia humana.

He apuntado lo esencial, pero el abanico de posibilidades del empleo de los remedios florales en Animales es amplísimo y cada día descubrimos nuevas bendiciones de esta terapia. Recuerdo una vez más que la base en su formulación es su filosofía espiritual y que resulta tan sencilla de manejar como eficaz. Aunque vamos despacio, debido a nuestra inexperiencia en el tema, a la falta de consideración de los Animales como seres capaces de sentir durante tantos siglos y a la desconfianza de ciertos intereses que obstaculizan la entrada de esta terapia en clínicas veterinarias, centros de acogida, escuelas de adiestramiento, residencias y tiendas de Animales, criadores, granjas, etc. Por ello yo animo a tantas personas que conviven con Animales y los aman profundamente, a que descubran, tomen ellos mismos y den Flores de Bach a los Animales. Nuestros Amigos del Alma lo agradecerán y su compañía resultará aún más enriquecedora en nuestras vidas.

Cuantos más casos conozco, más entiendo la necesidad que tienen los Animales y este planeta de contar con una población humana centrada en cuerpo, emociones, mente y espíritu y eso se consigue a través de lo que somos: energía. Lo que esta terapia nos ofrece desde el punto de vista espiritual es una manera sencilla de reconectarnos con la Naturaleza a través de la energía de la Naturaleza. Si con las terapias asistidas con Animales, el paciente encuentra un medio para recuperar su autoestima y las ganas de vivir gracias al sincero apoyo de nuestros Hermanos Animales y al poder del amor por el vínculo que se crea con ellos, con las Flores de Bach esa energía sutil e invisible nos despoja de nuestras inmundicias, nos ayuda a recuperar la pureza de nuestra alma para compartirnos con las demás y sentirnos en común-unión con ellas, nos guía en el viaje de retorno por un camino bien señalizado por Animales y Vegetales, donde los obstáculos solo están en nuestra mente si olvida leer los mensajes inscritos en el Corazón.

Autora: Mª del Pilar Zamarra San Joaquín
Artículo publicado en Universo Holístico nº 43, noviembre 2011

lunes, 15 de diciembre de 2014

ALERGIAS A PERROS Y GATOS ¿ES POSIBLE CONVIVIR CON ELLOS?

Quien escribe este artículo, diagnosticada de alergias a Perros y Gatos (epitelios), pólenes y alergias alimentarias desde niña, siempre ha convivido con Animales y en la actualidad no padece alergia ni asma. ¿Cómo es posible? Sólo conozco una respuesta: con inmenso amor. 

Conocer el problema y conocerte a ti mismo 
He trabajado como enfermera comunitaria durante años, especialmente con niños diagnosticados de alergias a Perros y Gatos y he sido docente en autocuidados en asma. Conozco sus mecanismos inmunológicos, tal y como se explican desde la medicina convencional, pero sigo sin comprender cómo al ámbito emocional del paciente solo se le presta atención de manera casi anecdótica, reconociendo apenas que si se tiene una crisis asmática y ansiedad se convierten en un círculo vicioso.
Hay más emociones que contemplar y trabajar: pena (asma= falta de aire, respiración ineficaz, opresión en el pecho, en la zona del chacra cardiaco...), infravaloración (inseguridad, baja autoestima...), hipersensibilidad (típica en niños con alergias alimentarias y dermatitis atópicas...) y mucho miedo, fomentado por lo que yo denomino la miedi-cina. Es decir, llega un profesional de la medicina oficial y te dice todo lo que puedes o no puedes hacer ¡sin conocerte y sin estar en tu piel! Y tú te lo crees. 

El asma y las alergias a Perros y Gatos, desde una visión holística
La visión holística contempla toda la globalidad del ser vivo, sus vivencias, su energía, sus emociones, sus pensamientos... Cada uno venimos a realizar una ruta personal de aprendizaje en esta vida. Hay gente que, aún disponiendo del mejor remedio para curarse de una enfermedad, por no tener la apertura de conciencia necesaria no es capaz de aprovechar esa oportunidad, porque quizá no ha llegado su momento. Sin autoconocimiento, no hay sanación.
El origen del problema no es el mismo para todos, no hay enfermedades que combatir sino personas con una individualidad y cada cual puede descubrir en su interior dónde está el origen de sus padecimientos. Las medicinas ayudan, pero solo son calzado cómodo para andar el camino. No hay terapias infalibles, y aquí caben también las terapias naturales, salvo el poder del amor.



Soluciones para convivir con nuestros Amigos Animales 
Tras el diagnóstico de alergias a Perros y Gatos (o cualquier otro Animal: Mamíferos, Aves, Reptiles...) el consejo es tan sencillo como informarse por diversas fuentes y buscar el mayor número de opciones que el sentido común nos muestre: desde medidas higiénicas y emplear sprays que minimizan los alergenos del ambiente, hasta elaborar nuestras emociones con la ayuda de las flores de Bach.
Hace más de una década ya encontré artículos (en revistas internacionales de prestigio) señalando la evidencia de que "los efectos emocionales de separación del Animal agravan la situación asmática del paciente", cuestionando la eficacia de esta medida y ofreciendo alternativas. Es traumático apartarse de un Animal que se ha convertido en un miembro más de la familia, sobre todo para los niños, que pueden sentirse culpables y reaccionar con introversión, rabia o depresión. La literatura anglosajona al respecto, establece la necesidad de buscar otro hogar al Animal (nunca la calle) o de tomar medidas, que si bien no eliminan el alergeno del ambiente, lo disminuyen.
Los artículos en España, sobre alergias a Animales, (donde existe tolerancia social con desencadenantes de asma muy nocivos, como el humo del tabaco) mostraban comentarios ofensivos sobre los que se resistían a deshacerse del Animal y no consideraban en absoluto el impacto emocional. Por el mismo mecanismo, todavía en la actualidad asociaciones protectoras hacen necesarias campañas informativas sobre zoonosis, leucemia felina o toxoplasmosis, ya que Gatos y Perros son sacrificados innecesariamente o abandonados por la llegada a la familia de un bebé. Es decir, por el miedo fundado en la ignorancia-falta de visión y de conciencia transmitido por especialistas en el miedo. 

Los Animales generan salud, no enfermedad 
Sobre todo, no caigáis en la trampa que alguien os puede tender sobre elegir entre vuestro hijo o vuestro compañero Animal, probablemente su mejor amigo. No se trata de eso. El aprendizaje incluye mirar al miedo de frente y crecer con cada experiencia. Es cierto que en ocasiones, y con mucho dolor, hay familias que, ante las alergias a Perros y Gatos, no encuentran otra salida distinta de la separación, pero sed humanos conscientes: no toméis la medida drástica de sacrificar o de abandonar a un Animal debido a una alergia u otro problema en vuestra salud. Seguro que hay un lugar para él en el seno de otra familia.
Hace una década estudié terapia asistida con Animales. Entonces solo intuía el poder del vínculo espiritual entre los humanos y los demás Animales. Hoy tengo la certeza de que los Hermanos Animales son Maestros y Sanadores: nos enseñan a amar. Como afirmé en una publicación sanitaria "el amor no da zoonosis ni alergias, es imposible". Y como afirmo de vez en cuando: "gracias a los médicos, volví a creer en Dios".

Autora: Mª Pilar Zamarra San Joaquín
Artículo publicado en Enbuenasmanos.com

domingo, 14 de diciembre de 2014

FLORES DE BACH PARA LA FAMILIA HUMANA DEL ANIMAL

Tras muchas consultas de enfermedades o problemas en Animales hay una necesidad de tratar a su familia humana. Es evidente que ningún remedio puede sustituir los cuidados que precisa el Animal, ni la dedicación de nuestra compañía y amor.


Flores de Bach para toda la familia 
El concepto de familia o entorno abarca todo y a todos los seres vivos de la casa. Muchas veces es necesario el tratamiento de varios Animales que conviven juntos, sean o no de la misma especie. Yo también empleo las Flores de Bach en jardinería con excelentes resultados, nuestros Hermanos Vegetales también lo merecen y agradecen. Pero ¿y con la familia humana del Animal?
El Dr. Bach entendía la causa de la aparición de las enfermedades como una falta de armonía entre la verdadera misión del alma y nuestra manera de vivir y experimentar el mundo a través de la personalidad.
En el caso de los Animales domésticos, están tan entregados a nosotros y unidos por lazos tan estrechos, que son los primeros en enfermar cuando las emociones de las personas del hogar se alteran por los distintos acontecimientos vividos: pérdidas afectivas o materiales, auto exigencia, insatisfacción, críticas, miedos, adicciones y un largo etcétera.
Del mismo modo que al tratar a los niños pequeños es recomendable tratar a los padres, es lógico al identificar las causas de la dolencia que la familia humana o los cuidadores precisen los remedios florales para sanar realmente y conseguir la armonía en las relaciones.
Está descrito que en muchos casos, las mismas Flores de Bach que toma el Animal las necesitan al menos uno de sus familiares humanos; de hecho si hay niños en la casa son los siguientes en afectarse por los problemas emocionales. 

Alivio en momentos de estrés 
En todas las familias se viven momentos difíciles, uno de los más delicados es el duelo por el fallecimiento de un ser querido. La terapia floral es de gran ayuda para las personas que tras el fallecimiento del Amigo Animal tienen un serio riesgo de contraer depresión, como ocurre con nuestros mayores y con aquellos que viven solos, para ellos la marcha del Animal tiene como consecuencia una pérdida de interés por la vida.
Y las Flores de Bach también ayudan a que el Animal elabore el duelo si ha perdido a otro compañero de su clan o sobre todo si su principal familiar humano acaba de fallecer, porque el vínculo que existe entre nosotros es más fuerte de lo que la mente humana es capaz de imaginar.
Pero hay otras situaciones cotidianas que parecen poner a prueba a toda la familia por el estrés que generan, desde una reforma en la vivienda, hasta algo tan positivo como la llegada de un bebé. Resulta entonces sencillo de comprender cómo las Flores de Bach pueden ayudar también a la familia humana para aliviar el estrés del ambiente y para prevenir otros problemas: ansiedad de la madre, celos de niños de la casa, etc.
De hecho, emplear las Flores de Bach durante el embarazo es crucial para superar los miedos y evitaría muchos de los abandonos de Animales que se producen tras el parto. Algo parecido ocurre con las alergias diagnosticadas a Animales que ya traté en otro artículo. 

Conócete a ti mismo 
Cuantas dermatitis, trastornos intestinales, tumores… y no digamos de los miedos, nerviosismo, tristeza… del Animal, sea Perro, Gato, Ave, Roedor, Caballo… son un reflejo claro del carácter de su principal familiar humano.
Pero la necesidad de tratamiento conjunto, aunque ideal, no siempre es bien admitida. La terapia para las personas es más larga y compleja porque nosotros amplificamos mentalmente las emociones y además nos cuesta enormemente vivir en el presente.
Reconocer el problema por parte de la persona, la adentra en el umbral del autoconocimiento, algo muy de agradecer al Animal, que como siempre digo son Maestros y Sanadores que nos eligen a nosotros para ayudarnos en nuestro Camino de la vida con todo su amor. Además de los beneficios de esta terapia en la salud y para mejorar la convivencia, nos proporciona apertura de conciencia.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín

viernes, 12 de diciembre de 2014

ESCUCHAR A LOS MAESTROS ANIMALES

“Que decida un hombre cuál es su Animal favorito y lo estudie, que aprenda a comprender sus sonidos y sus movimientos. Los Animales quieren comunicarse con el hombre, pero Wakan Tanka no quiere que lo hagan directamente: es el hombre el que debe ponerlo todo de su parte a la hora de conseguir comprender.” - Bisonte Bravo de Standing Rock.

Me han preguntado muchas veces sobre cómo identificar al propio Animal del Alma (Animal de Poder, Nagual, Tótem) y he recibido consultas sobre qué significa un Animal en concreto, que o bien ha causado una fuerte impresión en un encuentro “casual” o ha aparecido en un sueño. Responderé clara y como me gusta hacerlo, desde la inteligencia que habita en el corazón, dando las pistas para que cada uno escuche los mensajes de los Animales. Es un tema para mí sagrado, así lo presento. Y no es patrimonio exclusivo de nadie, el estudio y la interiorización de los Animales del Alma nos ofrecen mensajes sencillos que podemos leer, que están a nuestra disposición desde el principio de los tiempos.

Somos caminantes con múltiples posibilidades a nuestro alcance para orientarnos en este devenir llamado vida. Aún con una brújula y un mapa en la mano, nos perdemos y preguntamos a otros peregrinos, en especial a aquellos que parecen seguir una dirección similar a la nuestra. De poco sirven los atajos en la toma de conciencia, que es un proceso íntimo y personal. Los verdaderos guías, ponen su chispa de luz para quien quiera aprovecharla, pero no para que les sigan a ellos, sino para que se orienten hacia la Luz. Según el proverbio, el maestro abre la puerta para que sea el alumno quien la atraviese. Pero estamos acostumbrados a alimentar más la mente que el espíritu, y se buscan facilidades, como una comida rápida, aunque no alimente el alma. Corriendo además un riesgo, el de caer en una trampa que atrapa e impide avanzar.

Solo a través de la intuición se da respuesta a las preguntas. El vínculo con los Animales del Alma se basa en la sabiduría más profunda y eso es algo que no encontraremos fuera de nosotros, sino en nuestro interior. Yo he investigado durante más de una década, sobre el simbolismo de los Animales en todos los tiempos y culturas, canalizando el mensaje de más de un centenar de Animales. Y me ha ocurrido con muchos Animales, que tiempo después de haber “llegado a su mensaje” gracias a mi intuición, he encontrado textos donde explican que en tal o cual pueblo ¡su significado era exactamente el mismo que yo tenía! Y sin poner toda la información al servicio de esa inteligencia del corazón de la que hablo, de nada sirve. Repetiría como un Papagayo un mensaje ajeno, mientras que así comparto algo que llegó a lo más profundo de mí. Desde que me sentí profundamente conectada con la Unidad de la vida y comprendí qué significa mirar más allá de lo que se ve, con el Ojo del Corazón, siento que los Animales me transmiten mensajes directos del Creador.
 La información sobre los diferentes Animales del Alma como los llamo, está al alcance de todos como lo ha estado al mío, la capacidad de entendimiento, también. Y seguro que a cada cual le llegará lo que necesite de una manera que quizá incluso le sorprenda, principalmente para que lo aplique a su vida cotidiana, que es el verdadero poder de estos Maestros. El problema quizá es que a veces limitamos la búsqueda a Internet y hay libros que son auténticas joyas, donde menos lo esperamos: en una biblioteca municipal, cuentos para niños o en un rastrillo de libros de segunda mano. Los libros tampoco están exentos de interpretaciones, aunque me encantan porque contienen también muchas chispas de luz. No se trata de alimentar mitos o creencias falsas sobre virtudes o defectos asignados a ciertas criaturas y que en realidad son patrimonio exclusivo de la mente humana. La mera contemplación de un mundo pleno de símbolos es infinitamente rica y gratificante, nos revela verdades profundas, nos ayuda a comprendernos mejor a nosotros mismos y ofrece una perspectiva nueva a nuestras vidas. El Camino se dirige incesantemente hacia la Luz.

Una de las fuentes de referencia es la autora Jamie Sams, que nos indica que los Animales de Poder pueden ser cualquier Animal de las familias de los Mamíferos, Aves, Reptiles, Insectos… O puede ser un Animal mítico, como el Ave Fénix, el Dragón, el Pegaso, el Unicornio. Además, el Animal del Alma puede cambiar varias veces en la vida, dependiendo de las necesidades específicas de la persona en su proceso vital. Al ser consciente del Animal del Alma, compañero de camino, podemos pedirle ayuda en cualquier situación. Para conocer al Animal del Alma, la respuesta puede llegar de diversas formas:
  • En sueños. Al soñar con un Animal que tenga un significado especial dentro del sueño mismo.
  • Por mensajes indirectos. Al ver representaciones de algún Animal varias veces durante la vida cotidiana, en las noticias, la televisión, en comentarios de amigos, etc.
  • Por mensajes directos. Al ver físicamente a un Animal más de dos veces.
  • En meditación. Los Animales de Poder se revelan y se identifican a sí mismos como tales. • Por instinto o intuición. Nos sentimos especialmente atraídos por ellos a lo largo de nuestras vidas, incluso de manera inconsciente, sin saber por qué.
  • Por medio de un Chamán. Al pedirle a alguien especialmente intuitivo que averigüe y nos diga cuál es nuestro Animal del Alma.

Cada Animal está relacionado con el medio en el que habita y su elemento, lo que nos proporciona una gran información a nivel arquetípico. Así:
  • Animales que habitan en contacto con la Tierra: Las madrigueras son lugares para vivir y para esconderse, nos recuerdan que tenemos una parte de sombra en nuestra personalidad. Relacionados con lo material.
  • Animales que vuelan (sean Insectos, Aves o Mamíferos), se refieren a nuestro plano mental y a la capacidad de “elevarnos”, elemento Aire. La mayoría de las culturas han considerado a las Aves intermediarios físicos y espirituales entre el mundo humano y el más allá. En general, simbolizan el alma y su ansia de libertad, entrar en un estado más elevado de conciencia. En varias leyendas el canto de los Pájaros tiene el poder de borrar el tiempo, porque el Pájaro es la irrupción del Cielo en la Tierra, de la eternidad. Los antiguos hablaban del lenguaje de los Pájaros, era la lengua secreta de los iniciados, la que habla de la realidad del mundo, la lengua primitiva que denomina a los seres y las cosas según su verdadero sonido, es decir, la vibración de las fuerzas creadoras que lo constituyen.
  • Animales de sangre caliente, se relacionan con el elemento Fuego.
  • Animales acuáticos, traen lecciones enfocadas directamente a nuestras emociones, elemento Agua; además se hallan en relación con las “Aguas primordiales” y pueden ser símbolos del origen y de las fuerzas de resurrección, del renacimiento.
  • Los Insectos y los Reptiles, objeto de la mayoría de las fobias dirigidas a Animales, representan arquetipos poderosos que en general son una invitación a limpiarnos de nuestros bajos instintos y represiones inconscientes.
  • Animales relacionados con la oscuridad por su color (ej: Pájaros negros), sus hábitos (cazadores nocturnos). O con la luz (ej: colores de las Mariposas) o directamente con el Sol y los Planetas (ej: Aves solares como el Águila; o Pájaros rojos, relacionados con Marte y la guerra). El color es relevante, por la vibración energética que contiene y su disposición en el cuerpo del Animal también proporciona valiosa información.
  • Animales lunares, son los que muestran cierta alternancia en su vida con apariciones y desapariciones periódicas, en cuyo caso el Animal, aparte de su simbolismo específico, integra el de la esfera lunar: Anfibios, Caracoles, Mamíferos que hibernan (ej: Oso).
  • Animales domésticos, con un vínculo más cercano y familiar con el hombre, o salvajes, que despiertan una gran fascinación por su exotismo o por sus atributos y que nos acercan también a nuestra parte más primaria.

Para mí, el camino con la Rueda de la Medicina, los Animales del Alma y las Flores de Bach, supone asomarme a una ventana, que a la vez es un espejo, y entender cada vez con más fuerza que no estamos desvalidos. Yo no podría vivir en un mundo donde no existieran los Animales y las Plantas, mis Amigos del Alma. Mis relaciones con Ellos y con la Madre Naturaleza me enseñan:
  • Que cualquier ser vivo y entorno natural es un Maestro, una forma de energía, inteligencia y amor, incluso las piedras y las montañas. Que todas las manifestaciones de la vida son Sagradas y dignas de Reverencia. – Venado.
  • A amar a la Madre Tierra, a dedicar mi tiempo a estar en conexión con la Naturaleza, a desarrollar la Pertenencia. – Tortuga.
  • A mantener el contacto con los Elementos: apreciar el Aire que respiro, andar descalza sobre Tierra o Madera, bajo el Sol (al amanecer o al atardecer), y celebrar las bendiciones del Agua cuando la bebo o me lavo. – Canario.
  • A respirar conscientemente. – Delfín.
  • La relevancia de escuchar mi cuerpo, de cuidarlo y de no intoxicarlo. – Cerdo.
  • A ser miembro consciente de la cadena alimentaria. – Vaca.
  • A disfrutar de las percepciones de los sentidos. A apreciar que lo que nos rodea es relativo, un sueño. – Murciélago.
  • A ejercitarme en medir y usar mi energía, sintiendo como fluye por mi columna erguida. – Serpiente.
  • A acariciar, a usar mis manos con amor. – Oveja.
  • A comprender el poder de la Terapia Floral. – Colibrí.
  • A comunicarme. A saber escuchar lo que verdaderamente importa, y a dedicar tiempo al silencio. – León.
  • A permitir a mi corazón que me haga sonreír, hasta en los días aciagos. A explorar mi sentido del humor. A retornar a la inocencia. – Mapache.
  • A aprender de las relaciones con humildad. – Conejo.
  • A vivir el Presente con atención. – Ratón.
  • Que estamos inmersos en un flujo de causalidades y todo lo necesario llega a su debido momento; que de nuestra intención depende lo que se construye a nuestro alrededor. – Castor.
  • A despertar y a mirar a través del Ojo del Corazón. A ver lo más grande en lo más pequeño. Y lo invisible a través de lo visible. – Pavo Real.
  • A permitir hacer al Universo, siendo sencillamente consciente, cada vez que entiendo la profunda necesidad de no intervenir. A dejarme guiar por la propia naturaleza de las cosas; nadie puede parar ni empujar el agua que lleva el río. – Cuervo.
  • Que TODO PASA, pero el Amor permanece y prevalece. – Salamanquesa.
  • A emplear mi voluntad, a hacer un cambio de actitud personal que transformó mi vida. Solo yo puedo vivir mi vida y mi momento actual es para que lo aproveche con determinación. Comprendí que el guerrero espiritual posee la fuerza de la presencia centrada. – Tejón.
  • Qué es la libertad. Qué significa trascender la realidad, romper las cadenas del sufrimiento. – Caballo.
  • La trascendencia de la vida en comunidad. Soy una criatura más dentro del Ciclo eterno, no estoy separada del resto. – Abeja.
  • A identificar, aceptar y expresar las emociones sin que me arrastren, a descubrir la Medicina para canalizarlas en cada momento y elaborar la comprensión y la compasión. – León Marino.
  • El significado de no hacer daño, empezando por lo que significa no hacerme daño, o lo que es lo mismo y en positivo, lo que implica ser un instrumento de Su Paz. – Paloma.
  • A no juzgarme y a no juzgar. – Escarabajo.
  • A perdonarme y a perdonar. – Burro.
  • A emplear la mente desde la sabiduría infinita que contiene, no desde las limitaciones del conocimiento. A utilizar mi Intuición con plena entrega y confianza. – Oso.
  • Que la creatividad es un don precioso que nos ayuda a dar sentido a nuestra propia vida y emplearla forma parte de nuestro compromiso con el Universo, ya que todas las criaturas somos partícipes de la Belleza de la Creación. – Araña.
  • A actuar de manera congruente con mi Ser, a poner en práctica lo que mi espíritu me dicta. – Rana.
  • La trascendencia de dar gracias y de compartir. – Bisonte.
  • Que la vida es un juego iniciático en pos del desarrollo de la conciencia. Como dijo Jesús Callejo, “hemos venido a este planeta a experimentar la oscuridad para descubrir que somos seres de luz y el camino más corto es a través del amor.” – Luciérnaga.
  • Que el camino del crecimiento es infinito. Y que todo somos caminantes. – Caracol.
  • Que todos somos iguales, solo cambia el grado de desarrollo de la consciencia y la tarea encomendada. – Perro.
  • A estar siempre vigilante, con la luz encendida y la mirada en el horizonte, porque el ego nunca duerme, pero le gusta que estemos dormidos. – Búho.
  • A vivir por y para la conciencia, con la mente al servicio del espíritu y el corazón como un motor puesto en marcha por el mismo alma. – Águila.
  • A conocerme a mi misma. – Lobo.
  • A entrar en Tiyoweh (*). – Gato.
  • A comprender qué es la muerte y a no temerla, sabiendo como sé que el alma es inmortal. A estar ligera de equipaje, preparada para el viaje de retorno. – Salmón.
  • Que no estoy sola. – Primate.
  • El significado de Hágase Tu Voluntad, en mi corazón. Que no hay mayor ofrenda ante el Creador que la alegría de mi existencia. – Mariposa.
  • En resumen, me enseñan a Ser y a AMAR. – Cisne.

(*) TIYOWEH, es una bella expresión Lakota se refiere a la quietud, la paz del corazón que se alcanza en el silencio interior, gracias al sentimiento de Unidad. Es Ahimsa, es Amor, es el Centro, la Plenitud donde el Espacio Puro es Uno con la Luz.

Autora: Mª Pilar Zamarra San Joaquín
Artículo publicado en Universo Holístico nº 41, septiembre 2011

jueves, 11 de diciembre de 2014

MEDITACIÓN CON LOS ANIMALES DEL ALMA

“El alma es la misma en todas las criaturas vivientes, aunque el cuerpo de cada una es diferente.” Hipócrates. 

Llego a casa tras un día agotador y caigo en el sofá. Uno de mis Gatos viene a hacerme arrumacos. Le acaricio. Ronronea. Le sigo acariciando. Sigue ronroneando… Entonces, es como si el tiempo se detuviera. Respiramos lenta y plácidamente. El estrés ha desaparecido. Acabamos de hacer meditación, de sentirnos en paz en el momento presente. El amor que existe entre mis Amigos Animales y yo me ha vuelto a recordar el sentido de la vida humana.

¿Alguna vez mientras llorabas, tu Perro te ha lamido las lágrimas? Y a pesar de ser un día frío y gris ¿te has detenido, feliz, a escuchar a tu Canario, que no para de cantar con alegría? ¿O estabas muy triste pero tu Hámster, haciendo piruetas por su jaula, te arrancó una sonrisa? Hace diez años estudié terapia asistida con Animales. Yo sabía que había algo muy poderoso en los demás Animales que nos ayudaba a sentirnos bien. Entre otras cosas, ellos no nos juzgan, nos aceptan tal como somos, nos aman sin más. En aquella época me dedicaba a cuidar de la salud de los humanos como enfermera y trabajaba con Niños. La mayoría de mis colegas desconocían esta opción, es más, no les importaba que Perros, Gatos u otros Animales fueran separados de sus familias por el miedo ante el nacimiento de un Bebé o el diagnóstico de una alergia.
Muchas bendiciones se han puesto en mi camino llenando mi vida, desde el conocimiento y desde la experiencia, para que mi consciencia despertara y mi intuición floreciera. Ahora me dedico a la investigación sobre el vínculo espiritual con los Animales del Alma, Maestros y Sanadores. A lo largo de toda nuestra historia, gente humilde conectada con los ciclos naturales han comprendido los mensajes de los símbolos y de los arquetipos Animales que han interpretado sabios, místicos, teólogos, filósofos, psicólogos o genios como Walt Disney a través de su obra, personajes, guiones y letras de canciones (os invito también a reflexionar sobre estas moralejas). Y todo para que lo aplicáramos a nuestra vida cotidiana. Hoy comparto con vosotros cómo los Tótems nos ayudan en la meditación, a un nivel en lo que a la salud se refiere, mucho más profundo del cuerpo físico que nos envuelve.

El Alma de los Animales
Aunque resulte simplificar demasiado, para que se entienda pondré un ejemplo. La leche es un líquido que tiene las mismas características sea cual sea su envase: botella de cristal, tetrabrik o taza de porcelana, la diferencia está en que unos envases son distintos de otros, con sus ventajas e inconvenientes. Con el alma de los seres vivos ocurre algo parecido. Todos la tenemos, por eso somos eso: SERES y VIVOS. El envase, la manifestación en esta realidad física y temporal que experimentamos (y que no es la única) es tan solo di-fe-ren-te. Ojo: Diferente no significa mejor ni peor, nos pasamos la vida comparando y calificando, juzgando y así nos va. Diferente significa que cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero atendiendo a la potencialidad de nuestro verdadero Ser, todos podemos alcanzar un desarrollo óptimo, que según las características de nuestro “envase”, será distinto: sabemos que un delfín, un elefante y un primate poseen autoconciencia, sus posibilidades intelectuales y emocionales están muy evolucionadas, dependiendo también del medio y de las oportunidades con las que se encuentre y su manera de aprovecharlas. Pero ese precepto es también válido para un Niño, para un Loro, para un Perro… Y además está el tema del aprendizaje, que es el objetivo de todo este tinglado llamado vida.
No me canso de decir que los Animales son Maestros, nos informan de todo aquello que no queremos ver en nosotros mismos. Ellos no matan por diversión ni hacen torturas como festejos, no se ríen de los débiles, no actúan desde la envidia, la venganza ni la codicia… El día que entendamos que a nivel del alma somos iguales, posiblemente se llegue a crear un verdadero respeto y convivencia, no solo entre especies, sino entre humanos, que hasta ahora tampoco hemos logrado por considerar inferiores a la gente en relación a su sexo, edad, raza o creencias. De verdad que nos queda mucho por aprender.
Primera lección: Juzgar es lo contrario de amar. El miedo nos impide amar. Ambas cosas sólo están en nuestra mente. Se desvanecen al poner la mente al servicio del espíritu.

Amor y Autosanación
Intentaré explicar de una manera sencilla cómo funcionan las terapias naturales, que son las que nos ayudan a potenciar nuestros mecanismos naturales de curación. Hipócrates, el padre de la Medicina, postuló que “la fuerza curativa que hay dentro de cada uno de nosotros (vis natura medicatrix) es la más grande que existe para sanarse.” Todo necesita su tiempo. Tú sabes que una enfermedad grave no se cura sin reposo, por muy bien que te tomes las medicinas que te ha mandado el médico. Y que la fiebre y el dolor no son tan negativos porque nos ayudan a identificar dónde están los problemas para resolverlos. Las pequeñas heridas, a veces solo con un poco de higiene se curan sin más, nuestro cuerpo y el del resto de los Animales disponen de un sinfín de mecanismos que nos ha dado la Madre Naturaleza para que nos curemos, desde el sistema inmunológico hasta nuestra mente. Y la ciencia sigue desconociendo muchos de esos procesos. La psiconeuroinmunología, la medicina transpersonal y otras disciplinas que contemplan múltiples variables (física, química, biología, metafísica) nos sorprenden con sus descubrimientos. La meditación juega un gran papel en todo esto.
Por otra parte, sabemos que no hay una terapia infalible que sirva para todo ni para todos. Eso se debe a que cada persona y dependiendo de cada momento de su vida (incluso de cada momento del día) necesita una cosa diferente. Lo primero sería cuidarse, prevenir, es decir: respirar correctamente, cuidar nuestra alimentación, limpiarnos de todo lo tóxico, especialmente de pensamientos negativos… para permitir que todo funcione en las mejores condiciones. Y cuando una enfermedad se cura y vuelve al cabo de poco, habría que detenerse y escuchar el lenguaje del cuerpo, las emociones que predominan e intentar entender qué está pasando, porque la causa puede venir de cualquier parte, desde no aceptar el pasado hasta la incertidumbre que nos creamos por el futuro. Por lo demás y resumiendo, lo que hacen las terapias (por ejemplo, una de mis predilectas, las Flores de Bach) es ponernos en la situación más conveniente para que desde la consciencia, activemos nuestro poder de autosanación. Y eso ocurre gracias al amor. El Dr. Edward Bach afirmaba que “la salud depende de estar en armonía con nuestras almas” y lo explicó muy bien:
“A través de su alta vibración, determinadas Flores, Arbustos y Árboles silvestres de un orden superior, tienen el poder de aumentar nuestras vibraciones humanas y abrir nuestros canales a los mensajes de nuestro Ser espiritual, inundar nuestra personalidad con las virtudes que necesitamos y de este modo purgar los defectos de carácter que causan nuestros males; igual que la música hermosa u otras cosas grandiosas e inspiradoras son capaces de elevar nuestra personalidad y de acercarnos a nuestra alma. Y al hacerlo, nos brindan paz y nos liberan de nuestros padecimientos. No curan atacando directamente la enfermedad, sino inundando nuestro cuerpo con las bellas vibraciones de nuestro Ser superior (Ser superior o Alma en el sentido de Carl G. Jung = nuestro núcleo esencial divino, nuestra conexión con el Cosmos), ante cuya presencia la enfermedad se derrite como la nieve delante del Sol. No hay una auténtica curación sin un cambio en la orientación de vida, con paz en el alma y la sensación interior de felicidad.”
Segunda lección: Tenemos lo mejor de nosotros mismos dentro de nosotros. Todo pasa, el amor permanece. Se puede aprender a amar.

Caricias, Abrazos y Besos desde el Corazón
Hay muchas maneras de meditar, parar del frenesí impuesto desde fuera y escuchar con atención el latido de nuestro corazón, similar al ritmo del tambor de las tribus de la antigüedad. Yo solo propongo un ejemplo. En general, se trata de respirar de manera consciente (poniendo atención en algo que solemos hacer sin darnos cuenta) y tomar tu propio camino, en dirección a la Unidad, es decir, a sentirte conectado con la fuente de la que emerge la vida, a través del entendimiento de que todas las formas de vida estamos relacionadas. Es un concepto espiritual universal, independiente de las creencias, que no se comprende con los razonamientos mentales, sino interiorizándolo.
Es una pena que en nuestros hospitales no se permita la visita de Animales sanadores, regulada en otros países; sí van entrando en residencias para mayores y otros centros. El contacto con los Animales domésticos es terapéutico, especialmente si podemos acariciarlos y abrazarlos. En cualquier caso, hay ejercicios que podemos hacer en cualquier lugar, solo se requiere respirar y visualizar, y con la práctica, incluso lo podrás hacer sin problemas en medio del ruido.
Si convives con un Animal que no sea conveniente sacar de su hábitat doméstico (acuario, terrario o jaula), ponte lo más cerca suyo que puedas. Y si se trata de un Mamífero como Perro, Gato, Cobaya… sin obligarle a nada, mira si quiere tumbarse o sentarse junto a ti en el ejercicio de la meditación: “escúchale, pídele permiso”. Esto hará mucho más potente el flujo de energía y los beneficios repercutirán en la salud de los dos, pero sobre todo y es lo más importante, reforzará el Vínculo entre ambos, que en momentos como éste se sitúan al mismo nivel.
 Una vez que te coloques (postura cómoda, mejor descalzo, móviles apagados para que no te interrumpan, el mayor silencio que puedas conseguir, buena temperatura…) junta tus manos o pon ambas sobre tu Amigo Animal. Fíjate en sus ojos, en su belleza, en su sencillez, en su inocencia. Siente que él o ella está viendo lo mismo en ti: tu mirada, tu belleza, tu sencillez, tu inocencia… Su Ser está conectado a tu Ser. Ahora ponte ambas manos sobre tu corazón. Agradece al Universo este momento y poder disfrutar de su compañía todos los días de su vida. Piensa ahora en los cuatro elementos que nos dan la vida a todos: el Aire que respiramos; la Tierra, el planeta que habitamos, donde cultivamos nuestros alimentos y levantamos nuestros hogares, donde viven nuestros seres queridos; el Agua que bebemos y con la que nos lavamos renovándonos por dentro y por fuera; y el Fuego, desde el calor del sol hasta la sangre caliente que recorre nuestro cuerpo y que muchas religiones consideran el lugar donde habita el alma.
Tercera lección: Todos somos partes de un Todo y el Todo es parte de nosotros (Gobo Fraggle). Cualquier persona es persona por pequeña que sea (Horton).

Los Animales del Alma y los Centros de Energía
Los centros de energía o charas, que los Animales también tienen, están estrechamente ligados al correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y de nuestra mente. No son visibles con los sentidos pero sí son perceptibles con un poco de práctica. Cada Tótem, Animal de Poder o Animal del Alma está relacionado con un chacra. Es una sabiduría ancestral que podemos recuperar para mejorar nuestra conexión con la Naturaleza en el siglo XXI. Hagamos un recorrido posando nuestras manos por cada uno, visualizando al mismo tiempo al Animal en cuestión:

El Chacra Base o Raíz, en el hueso coxis al final de nuestra columna vertebral, se refiere a nuestra conexión con la Tierra y la materia. Su Tótem es el Bisonte o Búfalo americano. Para los Indios de Norteamérica, es uno de sus principales Animales Sagrados, sobre todo para las tribus de las llanuras (Ej: Indios Lakota). “El Bisonte es el jefe de todos los Animales y representa la Tierra, la totalidad de todo cuanto existe. Es el principio terrestre femenino y creador que da origen a todas las formas vivientes”. – Alce Negro, Sioux Oglala.

El Chacra Hara, en el vientre justo bajo el ombligo, el lugar donde nuestras madres nos tuvieron hasta que nacimos, relacionado con la vitalidad. El Animal de Poder es la Tortuga, la sabia y pacífica sanadora, también símbolo de la Madre Tierra.

El Chacra Plexo Solar, a la altura del músculo diafragma, que separa los pulmones de la tripa, es el centro principal de intercambio de energías. El Animal Sagrado que le corresponde es un Águila volando con las alas abiertas, el primen y más poderoso chamán de muchas culturas, el Guardián del Cielo, relacionado con el sol.

El Chacra Cardíaco, en el corazón, nos produce el impulso de compartir y la consciencia grupal, la identificación con el prójimo, la autoestima y amar. El Animal del Alma es el Cisne, sagrado para los Celtas, que representa la pureza del amor y la integración cósmica gracias al amor.

El Chacra Laríngeo, en el cuello, permite la expresión en todos los sentidos. El Delfín es el Tótem que nos ayuda a comunicarnos y actuar en armonía frente a los bloqueos de las emociones.

El Chacra Frontal o Tercer Ojo, a la altura del entrecejo, rige la inteligencia, el pensamiento y todos los procesos mentales. El Búho te dice que abras bien los ojos y mires más allá de lo que ves, también con la intuición del Ojo de tu Corazón, para distinguir la auténtica luz que transciende la noche, te guía entre el consciente y el inconsciente para que te conozcas a ti mismo.

El Chacra Coronario, en la coronilla, se encarga del control central de todo el organismo. Nos conecta con nuestra Naturaleza Espiritual, generando la voluntad del Ser y la identificación con el Todo, la Unidad. La Mariposa, símbolo del alma en culturas de todo el planeta, es el Animal más adecuado para meditar a este nivel. Nos invita a dejar de arrastrarnos por lo mundano, transformarnos en el esplendor de nuestra belleza más profunda, extender las alas de la consciencia y volar en libertad. Transformarse no significa cambiar superficialmente para ser como otra persona, sino permitir emerger desde nuestro interior al Ser de luz oculto por nuestro ego o sombra y transcender la dualidad hacia la Unidad.

Y para terminar, piensa en tu Tótem personal, tu Animal favorito, tu compañero en la actualidad o aquel con el que compartiste grandes momentos y cuya alma regresó a su lugar de origen. Todos están en tu corazón deseándote que lo abras de par en par y te muestres, a pesar de las dificultades de la vida cotidiana, en paz contigo mismo y tal y como verdaderamente eres. Por muy duro que sea tu camino no estás solo, perteneces a la Naturaleza y estás protegido por ella. No hay mayor ofrenda ante el Creador que la alegría de tu existencia.

La práctica de la meditación, además de sus beneficios (también para los Niños en su salud, desarrollo y aprendizaje), nos devuelve hacia nuestro interior, el lugar donde debemos poner orden en primer lugar para desenvolvernos en este devenir. Si cada día somos un poco más amorosos con nosotros y con lo que nos rodea en nuestro círculo más inmediato, cada vez será más fácil y espontáneo, ¡el amor es contagioso! Esto es algo que los Animales saben desde la inteligencia espiritual que poseen y nos transmiten con su energía y con su amor.
Cuarta lección: La Medicina para el Alma está en la Naturaleza. La Medicina de la Tierra es el Amor. 

Autora: Mª Pilar Zamarra San Joaquín
Artículo publicado en la revista Pelo Pico Pata, número 53, marzo 2010, Ediciones Grupo V

martes, 9 de diciembre de 2014

EL LENGUAJE DE SALOMÓN

Los mitos de todas las culturas hablan de un tiempo original o Edad de Oro, donde todas las especies carecían de forma y se entendían entre sí. Más tarde, cada criatura se materializó en el mundo visible. El hombre y los demás Animales están relacionados, por tanto, no sólo desde el punto de vista biológico, sino también desde el metafísico. El etólogo Konrad Lorenz tomó como título de su primer libro de divulgación en los años cincuenta “el anillo del Rey Salomón”, en relación al mito del mágico anillo gracias al cual Salomón entendía el lenguaje de todos los Animales.

Aquí destaco varios niveles de comunicación con los demás Animales y criaturas de la creación, que se corresponden con el desarrollo de la conciencia espiritual.

Escuchar y entender
Lo primero es estar dispuesto a comunicarse. De las barreras para que en origen nos entendamos con los demás, germinan el resto de trabas. La más grave es que el observador esté fuera de su centro y cuanto más alejado de éste, más distorsionada será la comunicación con ese sujeto, puesto que ni él mismo sabe lo que quiere. La siguiente la creamos en nuestra mente y es muy dañina, consiste en juzgar. Juzgar es lo contrario de amar, lo contrario de amar no es odiar, sino que odiar es la consecuencia más frecuente del hecho de juzgar; amar es permitir. Juzgamos a diario, sobre todo entre personas, incluso hacia aquellos con los que nos une el afecto. No me refiero solo a si nos gusta o no el aspecto exterior de alguien, nos atrevemos a determinar lo que piensan o sienten y eso es un error: las vivencias personales de cada uno son íntimas e intransferibles; como decían los indios nativos de América: no somos quienes para señalar lo que conviene a otro, puesto que no hemos andado un largo trecho dentro de sus mocasines. El otro obstáculo es dividir, es decir, separar, diseccionar, dejar de contemplar el conjunto que somos, sacarnos de contexto, y establecer la frontera entre tú y yo.

Viene alguien y pensamos “ya se lo que me va a decir”. No es verdad, solo te dices a ti mismo que no estás dispuesto a escuchar. Con los Animales es igual. Si ya doy por hecho que un perro de determinada raza es muy hiperactivo y me va a prestar poca atención, estoy poniendo una barrera insalvable que puede convertir en un problema a todo el proceso de relación con él. Si por el contrario, me abro por completo a aquello que me ofrece: su simpatía, sus ganas de jugar, etc. y participo de ello con naturalidad, lo que hago es aprender sobre sus necesidades y preferencias individuales y sobre cómo me relaciono yo con criaturas que, en contra de lo que nos han hecho pensar, NO son inferiores. Y además facilito la creación de algo indestructible: el vínculo que nace y crece del amor entre dos seres. Lo que educadores y etólogos etiquetan como “problemas de comportamiento”, desde mi humilde punto de vista, que está muy cercano a los Animales, son desencuentros en la convivencia por falta de entendimiento. Y todo parte de la base de la falta de escucha. Conozcamos a los Animales, no solo como especie y sobre sus cuidados básicos, es hora de ir más allá y darnos cuenta de que cada individuo es único y tiene una manera enriquecedora de experimentar el mundo que le rodea. No les neguemos el derecho y el deber de vivir la vida, de sentir, gozar y amar, de expresarse en su pureza y brillar con el esplendor que les otorga su esencia, empezando por nosotros mismos, seres en proceso de convertirnos en criaturas verdaderamente humanas.

Hablar sin palabras
La sabiduría de los aborígenes de los cinco continentes, las primeras naciones de América y los celtas europeos, consideran que todas las formas de vida estamos relacionadas y tenemos un alma, incluyendo los Animales y las plantas. La comunicación entre almas es un proceso natural, bloqueado en el caso de la especie humana por la contaminación recibida durante toda la historia de la humanidad, a nivel colectivo, y durante el crecimiento como personas, a nivel individual. Cuando una mujer acaba de ser madre y se deja influenciar por todo lo que la dicen en su casa, sus amigas, lo que leen sobre los Bebés, aquello que la cuentan los profesionales sanitarios, etc., pero al mismo tiempo perdiendo su propio criterio y paralizando su instinto maternal, deja de comunicarse con su hijo y éste deberá llorar muy fuerte y a todas horas para hacerse notar, creándose un peligroso círculo de ansiedad. Los Bebés no hablan, no lo necesitan, se comunican a través del tacto, de la mirada, de la sonrisa, conocen a su madre porque ya han estado nueve meses dentro de ella y saben cómo es su alegría, su miedo, su dolor, su pena, su frustración… La intuición de la madre y el amor que existe entre ellos son infinitamente más poderosos que las palabras a la hora de comunicarse. Volvemos al vínculo, que es una relación entre iguales, donde mi vida tiene el mismo valor que la tuya porque pertenecemos al mismo universo. Con los Animales es igual de sencillo, precisamente sencillo, lo complicamos nosotros.

La comunicación entre especies basada en la telepatía y el Animal Communicator no son dones exclusivos de algunas personas. Lo que ocurre es que algunas personas han sabido recordar y recuperar algo con lo que nacemos y que se nos ha olvidado, por muchos motivos: por dejar de practicarlo, por ponernos barreras, por creernos falsas afirmaciones defendidas desde diversas disciplinas por personas en el fondo ignorantes, aun escudadas en la ciencia o en la moral. Los Niños se comunican con los Animales porque entienden que son sus amigos. Cuando decimos que hay que acostumbrar al Niño a que se relacione con el Animal y no le trate como a un juguete, solo estamos enmendando un daño ocasionado por los adultos cuando al Niño se le ha dado un Animal “para que se entretenga” como un objeto al uso y no como un ser vivo dotado de emociones y de inteligencia. Tal como lo veo tras haber trabajado durante años con Niños, entendamos de una vez que conviene permitir a los Niños ser Niños, a los Perros ser Perros, a los Gatos ser Gatos, a los Roedores ser Roedores, a las Aves ser Aves, etc. Por desgracia hay demasiada gente que desde su necedad, piden a estas criaturas aquello que no están capacitadas para darnos. Se les exige que se porten bien según unos cánones contra natura. Y de ahí surge el conflicto y el sufrimiento. Y por muy delante que lo tengamos, hay quienes no son capaces de distinguirlo. Me consultan sobre Terapia Floral en Animales personas que aman profundamente a sus compañeros, y la mayoría de ocasiones hay un malestar dentro del hogar que afecta a toda la familia y que nadie se ha atrevido a reconocer y a manifestar en voz alta, hasta que el Animal, sensible a todo ello, enferma. Seamos valientes y consecuentes. Es hora ya de tener oídos para escuchar y ojos para mirar más allá de lo que se ve, empezando por abrir el Ojo del Corazón.

Dentro de uno mismo
Y por último, la comunicación a nivel simbólico, saber interpretar los mensajes de los Animales. Figuras como San Francisco de Asís, sabio protector de los Animales y del medio natural, se decía que eran capaces de entender el lenguaje de los pájaros. Ese lenguaje de los iniciados, esa conexión con la creación, que solo unos pocos comprenden, se debe a que son aquellos que han atravesado la noche oscura del alma y completado su proceso de crecimiento espiritual: purificación, iluminación y unión. Entonces la sintonía es perfecta, la frecuencia está en la misma onda, la vida fluye sin causar la mínima perturbación.

El símbolo es la nota de inicio de esa melodía armónica, es aquello que nos recuerda quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos y cuál es nuestro camino. “Solo a través del símbolo puede el alma salir de su estado de tribulación indefinida para volver a su Esencia inmutable y bienaventurada.” - Frithjof Schuon.Meditad sobre los símbolos que os he dado. Son llaves, aún estando ocultas a los ojos de los hombres. - Tabla Esmeralda de Thoth. “El mundo es un sistema de cosas invisibles visiblemente manifestadas. - San Pablo. Ese lenguaje simbólico que nos transmiten el Reino Vegetal y el Reino Animal, que cuento en mis artículos, existe para que despertemos a él y a nosotros mismos, porque esta contenido en nuestro corazón. No solo en el inconsciente colectivo, que por ejemplo, por ello vemos Animales en las formas de las nubes en primer lugar. Es mucho más, es la vía para permitirnos expresarnos conforme a la naturaleza de nuestra alma, es su diccionario básico y durante miles de años ha sido silenciado, menospreciado, vejado y alejado de nosotros.

Que un Cervatillo me recuerde el poder de la compasión, es amor. Que un Águila me recuerde que no estoy sola, es amor. Que un Lobo me recuerde que la verdad surge del corazón, es amor. Que un Conejo me recuerde que la humildad une a los seres vivientes, es amor. Y así con todos los Animales. Es un presente de incalculable valor para superar los avatares de la vorágine cotidiana, para trascender este sueño, para estar en paz. El lenguaje de Salomón está a tu alcance, tienes acceso a él, pero para ello has de conocerte a ti mismo, dejando de negar que tienes alma y haciéndote amigo de tu ego. Del mismo modo que se obtiene la sabiduría, con paciencia y tesón, con atención a cada detalle, desde el alba al ocaso, se logra este entendimiento. La intuición es la guía, el destino es tu centro. No hay normas ni condiciones, al contrario, sino una necesidad imperiosa de vaciarse de las imposiciones para descubrir que, en efecto, la luz prevalece sobre la oscuridad.

Autora: Mª Pilar Zamarra San Joaquín
Artículo publicado en la revista Pelo Pico Pata, número 93, julio 2013, Ediciones Grupo V