"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

miércoles, 12 de octubre de 2011

LAS CUATRO SENDAS DEL CHAMÁN Y LA RUEDA MEDICINAL


En la senda personal, el objetivo es centrar la mente, alinearla con el corazón y emplear la energía en amar, que es la tendencia natural una vez silenciado el ego. Los Animales del Alma y la Rueda de la Medicina que figura encabezando este blog, son un regalo que me hizo el Universo, son guía en el Camino espiritual:

El Ratón. La infancia. La inocencia. Representa valor, poder y presencia, ser en verdad quienes somos y estar en realidad donde estamos. El Guerrero pone orden en el caos. La batalla, por encima de todo, es interior; el Guerrero sabe vencer al miedo. Arcángel San Miguel, la Justicia de Dios, deidad alada egipcia Selket o Selkis, el León alado. Animales del Alma que se relacionan con el Guerrero espiritual: el Tejón, el Cuervo… Primer acuerdo: “Se impecable con tus palabras.” (*)

El Oso. La juventud. La introspección para el autoconocimiento. Voluntad, capacidad transformadora del amor y reciprocidad. El Sanador cura las heridas sangrantes tras el conflicto, el corazón ha de sanarse antes de abrirse en todo su esplendor. Ha atravesado la oscura noche del alma, consciente de que no está solo. Arcángel San Rafael, el Poder Sanador de Dios, deidad alada egipcia Neftis. Animales del Alma con esta energía: la Tortuga, la Golondrina, la Rana… Segundo acuerdo: “No te tomes nada personalmente.”

El Búfalo. La madurez. Estabilidad y abundancia. Honor y pertenencia. Sabiduría. Reverencia y gratitud. Conocimiento supremo, visión de la Verdad. El Vidente mira a través del Ojo del Corazón, identifica lo que hay más allá de lo que se ve, goza contemplando cada manifestación de lo invisible en lo visible. Arcángel Uriel, la Llama de Dios, deidad alada egipcia Neith, el Buey alado. Animales del Alma que aportan visión y luz: el Búho, la Luciérnaga, el Murciélago… Tercer acuerdo: “No hagas suposiciones.”

El Águila. Vejez y muerte, tránsito y renacimiento. Movimiento y libertad. Mensajero y guía en la elevación del espíritu, el vuelo hacia el Padre. Iluminación, desarrollo de todos los potenciales de una mente despierta y centrada, manifestación de la inteligencia espiritual. Silencio, sabiduría, confianza plena, entrega, desapego. El Maestro se conoce a si mismo, sabe de dónde viene, a donde va y cuál es su Camino, se comunica con las demás almas, se aúna con Todo. Arcángel San Gabriel, el Hombre Fuerte de Dios, deidad alada egipcia Isis, el Águila. Animales del Alma que también ejercen de guía hacia el Gran Espíritu: el Lobo, el Lince… Cuarto acuerdo: “Haz siempre lo máximo que puedas (AMAR).”

(*) Los Cuatro Acuerdos, por Miguel Ruiz, indio tolteca.
De La Rueda de la Medicina, I Parte. Los Animales del Alma y los Ciclos de Vida. Revista Universo Holístico, nº 37, abril de 2011. Autora: Mª Pilar Zamarra San Joaquín.
ESTE ES MI ARTÍCULO MÁS VISITADO (1811 veces en su anterior ubicación)

martes, 4 de octubre de 2011

CELEBREMOS EL DÍA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS TODOS LOS DÍAS

Cuando sepas hallar una sonrisa
en la gota sutil que rezuma
de las porosas piedras, en la bruma,
en el sol, en el ave y en la brisa;

cuando nada a tus ojos quede inerte,
ni informe, ni incoloro, ni lejano,
y penetres la vida y el arcano
del silencio, las sombras y la muerte;

cuando tiendas la vista a los diversos
rumbos del cosmos, y tu esfuerzo propio
sea como potente microscopio
que va hallando infinitos universos,

entonces, en las flamas de la hoguera
de un amor infinito y sobrehumano,
como el santo de Asís, dirás “hermano”
al árbol, al celaje y a la fiera,

sentirás en la inmensa muchedumbre
de seres y de cosas tu ser mismo:
serás todo pavor con el abismo
y serás todo orgullo con la cumbre,

sacudirá tu amor el polvo infecto
que macula el blancor de la azucena,
bendecirás las márgenes de arena
y adorarás el vuelo del insecto;

y besarás el garfio del espino
y el sedeño ropaje de las dalias…
Y quitarás piadoso tus sandalias
por no herir a las piedras del camino.

Enrique González Martínez, poeta mexicano.