"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

domingo, 11 de septiembre de 2011

ECOLOGÍA Y AMIGOS ANIMALES

Los Animales que comparten nuestro hogar son un miembro más de la familia a todos los niveles, sus necesidades también entran en el presupuesto económico, aunque a ellos, en su infinita sabiduría, no les preocupe ese tema, como ocurre con los bebés humanos. Gastamos más en sus cuidados y en visitas al veterinario, pero quizá se ha olvidado que lo que ellos requieren es la dedicación de nuestra compañía y amor. El mercado consumista también ha llegado al ámbito de los Animales domésticos, así como los utensilios de baja calidad con materiales tóxicos fabricados en países donde la manufactura es más barata.

Si observamos con imparcialidad las verdaderas necesidades del Animal, de la especie que sea (siempre me refiero tanto a Perros y Gatos como a Pequeños Animales), y retornamos a cómo se vivía en comunidades rurales y ecológicamente sostenibles, nos damos cuenta de que podemos emplear incluso el mismo presupuesto pero para otras cosas más relevantes. Por ejemplo, ahorrando en accesorios, podemos ofrecerle una alimentación más saludable aunque sea más cara que la habitual, o hacer una hucha para imprevistos veterinarios o para una cirugía de esterilización, o dar un donativo a una asociación protectora que ayude a los Animales y al medio ambiente. Con esto no estoy en contra de la industria que se dedica a ofrecernos ideas prácticas y útiles para facilitarnos sus cuidados, como cepillos, collares, jaulas, etc. Pero es verdad que se pasa por alto la regla básica de Reducir – Reutilizar – Reciclar en relación a los enseres de nuestros amigos Animales.

Para ellos es muy importante el lugar de la casa que les destinamos al descanso, confortable, con luz natural, etc., pero no necesitan una cama especial; sabemos que los Gatos son felices durmiendo en una sencilla caja de cartón donde podemos colocar un simple cojín, claro que, al igual que los Perros, ¡preferirán un sitio en nuestra propia cama!


Con los juguetes ocurre lo mismo. En la foto hay un juguete que les encanta a los gatos. Está fabricado casero con un huevo de plástico de los que vienen en los huevos de chocolate con sorpresa dentro, arroz y una malla que contenía verduras compradas en el supermercado. Sirve cualquier pequeño recipiente de cierre hermético que por su forma pueda rodar, que también se puede meter en un calcetín viejo. De este modo, el Gato lo puede atrapar (jugar a “cazar”) con sus garras y le llamará la atención porque al introducir dentro los granos de arroz suena como un sonajero. Utensilios que iban a ir a la basura dan vida a un elemento nuevo con el que el gato jugará horas, solo es cuestión de imaginación. Vigilaremos que se trate de materiales con los que no se pueda hacer daño. Así podemos fabricar juguetes para Perros, Loros, Roedores, etc.

Recuperar la costumbre de valorar si a algo que aparentemente ya no sirve le podemos dar otra utilidad, es tan importante como reciclar en su lugar correspondiente el papel, el vidrio o los envases. Si a nuestros Amigos Animales les preguntásemos si ellos prefieren un mundo con menos basura, votarían a favor sin duda. Además, todo aquello que elaboramos nosotros mismos contiene nuestra energía más creativa, es como el jersey que te tejieron con cariño cuando eras pequeño, abrigaba el doble que uno comprado en una tienda. Hay gente tan mañosa y con tantos medios y herramientas que pueden construir hábitats increíbles para los Animales, a otros les cuesta más lanzarse a la aventura, pero todo es cuestión de ponerse y empezar con cosas sencillas, disfrutar y jugar de nuevo como niños. El hecho de ahorrar también significa distribuir la abundancia de manera consciente y poner en práctica ese agradecimiento y humildad de los que hablo con frecuencia. Es una de las muchas lecciones necesarias en este mundo que compartimos y una vez más, los Animales son nuestros Maestros. 
© Mª del Pilar Zamarra San Joaquín

domingo, 4 de septiembre de 2011

SOMOS ENERGÍA, INTELIGENCIA Y AMOR


Como revela el precursor de la Psicología Transpersonal en España, Antonio Blay, somos Energía, Inteligencia y Amor: esta es la base del Entendimiento. Somos energía pura, una masa de átomos organizada, las células que los contienen apenas son visibles, nos quedamos entonces con lo más evidente, el cuerpo que nos sostiene. Somos criaturas sintientes, capaces de captar lo que nos rodea y de reaccionar mediante la energía de las emociones, de reconocer un mundo exterior y de penetrar en un mundo interior irrepetible, de interactuar con las demás formas de vida. Somos energía proyectada desde la mente mediante los pensamientos.

La energía mental es como un cuchillo en las manos de un niño de dos años. Él no sabe que con un cuchillo puedes cortar pan o infringir un corte mortal en un ser vivo. Su ignorancia es entonces el arma más peligrosa. Del mismo modo la mente es solo una herramienta, los pensamientos pueden ser esos proyectiles que el ignorante lanza como veneno fruto de su inconsciencia, o también pueden ser la energía necesaria para sostener la vida: la compasión, la humildad y la gratitud lo demuestran.

El espíritu precisa madurez y una vez lograda, la energía mental es su gran aliada, porque entonces permite manifestarse por completo a la Inteligencia espiritual que contiene y al Amor que Es su esencia. Una madurez fruto de un Camino hacia el Centro, de muchas vidas pasadas, de una comunicación con Todo.

Somos energía que atrae energía, algunas veces no invitada, otras más afín que opuesta, pero nunca aislada. Vigilantes entonces ante los cuchillos en manos de los ignorantes, seguimos adelante en nuestra senda personal e intransferible, lejos de cuestionar o de sopesar el valor de las relaciones interpersonales y entendiendo lo que son de verdad las Relaciones Sagradas. Somos micro gotas en un mar cósmico, que pese a su sombra, se mueve hacia la Luz que Es. Aquí y ahora, somos indicios de lo que podemos llegar a Ser, solo en el Corazón se haya la respuesta.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín