"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

martes, 16 de agosto de 2011

SÍMBOLOS, LUZ Y VIDA


Atendiendo a Mircea Eliade, los símbolos y arquetipos: “tienen el poder de expresar la conciencia que el hombre tiene de lo que se encuentra bajo o detrás de la superficie, de su trascendencia; también de alimentarlo, comunicar con ello y despertarlo, tienen una cualidad activadora así como representativa y capacidad para organizar las emociones y la mente de manera que el hombre pueda verter dentro de ellas lo más profundo de su humanidad y obtener una elevación de su personalidad”.

No es el símbolo, sino lo que representa,
no es lo visible, sino lo invisible que contiene,
no es la Diosa, sino lo que manifiesta.

Como dice Jesús Mosterín: “en esta corta vida, si podemos aspirar a algo es a vivirla con los ojos bien abiertos…”

Quien se aferra al símbolo y no permite que su poder traspase su mente en dirección al corazón, solo se mantiene en una ilusión.

¿Cómo hacerlo?
Con entera humildad,
con la curiosidad de un Niño,
con la firmeza de un Árbol,
con la dulzura de una Madre,
con la sencillez de la mirada de un Animal
y el gozo que expresan cada vez que alumbra un nuevo día,
porque ellos están despiertos
y somos nosotros los que no escuchamos a la Naturaleza,
ni agradecemos la abundancia,
ni apreciamos Su Belleza.

¡Abre tu Ojo! ¡Despierta!

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín

sábado, 6 de agosto de 2011

ENCUENTROS


“Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor…” Amado Nervo.
Recuerdo el primer encuentro con cada uno de los Animales que me han acompañado y me acompañan en la vida. Su mirada en la mía. A algunos los vi nacer, renacer (rescatados) y retornar a la vida eterna. Situaciones para mí más causales que por casualidad, porque creo que son ellos quienes me adoptaron a mí como “su familia humana”.

Esta es la plegaria que les dedico en mi libro:

Como seres desnudos de la Creación,
rogamos humildemente que Dios bendiga a todos los Animales y Plantas
que han estado, están y estarán a nuestro cuidado,
se cruzan en nuestro Camino,
nos rodean a cada paso
y nos sirven como alimento
y a todos sus antepasados, sus contemporáneos y sus descendientes.

Gracias a la Naturaleza, que los protege y reconforta
mientras el ser humano desarrolla su conciencia.
Que llegue el día en que el latido de nuestros Corazones sea Uno.
Amén, Gracias, Amén.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín