"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

miércoles, 20 de julio de 2011

EL MONO DESNUDO

Como dice el filósofo Jesús Mosterín: “No somos hijos de los dioses. Somos nietos de los monos arborícolas y primos de los chimpancés. Y a mucha honra. No somos el ombligo del mundo, pero nuestra curiosidad y nuestra simpatía se extienden por doquier. No pongamos fronteras a nuestra ansia de conocer ni diques artificiales a nuestra ansia de amar. Sintámonos a gusto en nuestra propia piel, inmersos en la corriente de la vida y en gozosa comunión con el universo entero. En la lucidez incandescente de la conciencia cósmica se esconde la promesa de la sabiduría y la felicidad.”

Hace muchos años leí El Mono Desnudo, de Desmond Morris. Me he alimentado de libros de Gerald Durrell, Konrad Lorenz, David Attenborough, Jane Goodall, Mark Bekoff, Edward O. Wilson… Y obras de Jamie Sams, John O’Donohue, Peter Russell, Frithjof Schuon, Mircea Elíade, Ken Wilber… Una dieta muy nutritiva, que mantiene sana y con la mente bien amueblada y que ha propiciado la apertura de mi Ojo del Corazón.

Somos monos desnudos, con capacidad de crear y desarrollar, pero inútiles por separado. Nuestra desnudez, a nivel profundo, es algo que no deberíamos olvidar. La “civilización” “vistió” al ser humano para que olvidara lo que es Ser y puso a prueba su característica principal, su Humanidad. Cada Animal del Alma nos ofrece un poder y nos da una pista sobre cómo llegar a Ser Humano.

El retorno a la inocencia consiste en vernos y reconocernos desnudos, tal como en realidad somos, con entera humildad como criaturas parte de este mundo y en conexión con las demás formas de vida (almas), entender los acontecimientos vividos como pasos de un camino que nos da lo necesario para la apertura de conciencia y dejarnos guiar por esa “bella durmiente” ya despierta, con el Ojo del Corazón abierto y el espíritu alineado con mente y cuerpo. Entonces dejan de tener sentido las vestiduras, una vez desnudo el ego, ya solo nos queda AMAR.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín

lunes, 11 de julio de 2011

DILUCIÓN PREVIA DE LOS REMEDIOS FLORALES PARA LOS ANIMALES

Para administrar esta terapia, es muy importante y más seguro diluir previamente las esencias florales para minimizar el contenido de alcohol, especialmente cuando se dan a las Aves u otros Animales pequeños. Preparar los frascos de tratamiento es un procedimiento muy sencillo:

  • Se compra en la farmacia o el herbolario un frasco de Rescue Remedy de 20 ml o de las esencias florales indicadas (el frasco de 10 ml no suele compensar cantidad-precio). Hay varios laboratorios, yo empleo los remedios originales del Dr. Bach elaborados en su laboratorio siguiendo sus mismos principios.
  • Se compran también cuentagotas con frasco de cristal de 30 mililitros color ambarino para protegerlas de la luz, probablemente lo tengan en la misma farmacia o herbolario. Son los mismos que se usan para preparar las fórmulas personalizadas, donde se mezclan las gotas de las Flores correspondientes.
  • En casa se lava el cuentagotas con agua caliente, mejor si se esteriliza, hirviéndolo completo durante diez minutos. Se deja secar y se llena de agua de manantial (agua mineral baja en sodio sin gas).
  • Se añaden cuatro gotas del frasco que hemos comprado de Rescue Remedy (también se puede hacer la dilución de Rescue Remedy con ocho gotas en 30 ml). El Rescue Remedy se diluye siempre en un gotero solo, sin mezclar con otras Flores.
  • De las demás esencias bastan dos gotas de cada Flor diagnosticada para preparar la dilución en 30 ml. En un mismo gotero se pueden mezclar un máximo de seis o siete remedios de los 38 que componen el sistema del Dr. Bach, pero en Animales no he visto todavía un caso en el que sea necesario.
  • Nada más terminar de prepararlas, se agita el frasco, es decir, se dinamiza energéticamente y ya están listas para su uso durante semanas. Es conveniente etiquetar cada gotero indicando las Flores que contiene y su fecha de preparación.
  • De ese frasquito de dilución usaremos las gotas necesarias según el tipo de Animal, principalmente suministraremos unas gotas en su bebedero, o directamente en su boca o pico, en vaporización, etc. De esta forma, el remedio floral que se compra dura más tiempo, ahorramos energía, pero sobre todo, diluida así es igual de eficaz que el concentrado. Recordemos que no es un preparado de acción química, sino física, porque es energía vibracional, y que la acción de las esencias florales no depende de la cantidad de dosis, sino de la frecuencia de las tomas.
  • Recomiendo no añadir gotas de brandy ni de vinagre de manzana como conservantes, aunque sean dosis mínimas de alcohol, para ciertas especies de Animales resulta contraindicado. Solo hay que estar más atentos a su conservación y comprobar su transparencia cada vez que se vayan a emplear, en especial si se llevan consigo porque se exponen a diversos factores que pueden alterar su energía.
  • Mantener en un lugar fresco y oscuro, no tiene por qué ser en el frigorífico. Conservar lejos de fuentes de luz directa, calor, microondas, teléfonos móviles... porque se dañan con las temperaturas elevadas y las radiaciones. La cocina y el baño son los lugares menos adecuados debido a los cambios de temperatura y humedad. En el lugar donde se guarden, se puede colocar un cuarzo citrino (amarillo) para optimizar su energía. Es importante cuidar la higiene al manipular los cuentagotas y un correcto lavado de manos previo. Si se estropean (aparecen grumos, etc.) se pueden aprovechar echándolas en el agua de regar las Plantas.

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín

viernes, 1 de julio de 2011

EN AMOR Y COMPAÑÍA

Esto son solo palabras para quien pueda interesar… o son algo más.

Cuando hablamos de los “Animales de Compañía” en principio nos referimos al hecho de tenerles junto a nosotros y compartir con ellos nuestro hogar por el placer de su compañía y no como un Animal doméstico del que se obtenga otro beneficio: seguridad, alimento, etc. Pero la conciencia evoluciona una vuelta de espiral más y se nos recuerda, desde algún lugar del Universo, que los seres humanos somos Animales de compañía innatos, que desde que el alma invade este cuerpecito dentro del vientre materno, ya estamos aquí para compartir nuestra vida con las demás criaturas, sean humanos, homínidos, mamíferos... vegetales… incluso las bacterias que puedan estar en el necesario aire que respiramos. Ahora bien, yo elijo la compañía siempre que me sea posible. Y por eso muchos compartimos el hogar con Animales de otras especies.

Los mismos capaces de recodarnos que perdemos el tiempo de que gozamos en banalidades materiales, que con tener qué comer y poco más es suficiente. Aquellos de mirada cristalina que nos acompañan sin cuestionarse nuestros defectos, que no nos juzgan, están exentos de eso y les gustaría que nosotros nos liberásemos de ese afán de crítica que puebla nuestra mente y es el mal del que derivan los males de la humanidad. Animalitos, que por todas partes nos lanzan llamadas de auxilio a la vez que nos recuerdan con ello nuestras más profundas necesidades, en un planeta donde la infelicidad de sus habitantes se ha labrado en torno a una dolorosa historia de separación y por tanto de inseguridad e incertidumbre. Nos están enseñando todos los días cómo afrontar la vida, que es justo eso: un requerimiento constante de presencia vigilante.

Y lo consiguen llenado de amor ese vacío que solo los humanos sentimos. Simios, Elefantes, Cetáceos, Aves… llevan hasta el final sus relaciones frente a nuestra atónita mirada. Empáticos, conscientes del sufrimiento ajeno, acompañan al desvalido sea de su sangre o de otra especie, todos los días tenemos noticias de ello. Nos salvan la vida de una y mil maneras. Porque el amor es la naturaleza del alma, atendiendo a nuestras necesidades esenciales, es la primordial. Para ello lo primero es comprender en qué consiste Amar, Ser. Y los Animales nos lo muestran, porque ellos Son. Pero muchos homo sapiens siguen cegados…

Cada vez que te cuestiones si la vida merece la pena, debido a sus enormes dificultades y desagradables sorpresas, mira a tu alrededor y verás a un Animalillo que te recordará el sentido de este teatro de Teleñecos que conocemos como realidad y todo lo que emerge detrás de ella…

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín