"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

"El Corazón es un santuario en cuyo centro se encuentra el Ojo"

Translate

miércoles, 30 de marzo de 2011

SOBRE ESTA TELEÑECA


Me cuesta definir a qué me dedico, no me considero jamás una experta, terapeuta e investigadora siempre (hacia la Verdad), traductora de símbolos insondables, comunicadora en el mundo, escritora porque es la habilidad que el Gran Espíritu me ha dado para facilitarme cumplir mi servicio en esta vida. Y en la Senda del Chamán, Guerrera cuando no hay más remedio, Sanadora por compasión, Vidente con admiración y Maestra si se me permite. La energía de los Animales, que recibí desde su simbolismo arquetípico, me ofrece este entendimiento que yo intento transmitir. Plena intuición. Los Animales del Alma siempre han estado junto al hombre pero en la civilización parece algo extraño, quizá solo sea un terreno poco explorado. Los Nativos Indígenas disponen de esta sabiduría porque están conectados a la Madre Naturaleza con entera humildad.

Mi discurso es igual tanto si hablo del poder sanador de los Animales, de difundir el empleo de las Flores de Bach para los demás Animales y para las Plantas, del simbolismo de los Animales y sus mensajes espirituales, de mi respeto por la sabiduría de los ancestros, de la ética hacia los Hermanos Animales y las criaturas expuestas a la necedad humana, de la protección del medio natural… para mí TODO es lo mismo. Al margen de las palabras, hay quien se ha emocionado al leer lo que escribo, porque ha surgido una emoción profunda. Lo que origina ese movimiento es el reconocimiento desde su interior de un mensaje familiar que en su momento yo canalicé, solo soy las manos sobre el papel. Procuro desde luego compartirlo en un lenguaje claro y con un planteamiento original, agradable para los sentidos, que refresque la mente y alivie el alma, que anime e incite a la experiencia. Como el saludo de un peregrino.

Mi vida transcurre sencilla, haciendo esto por amor, actuando según lo que siento, pienso y digo, lo que soy, transparente como el agua, dando gracias constantemente, con el gusto de pasar desapercibida y a la vez de dejar un ejemplo en quien a mi alrededor quiera observarme, una huella inequívoca pero humilde. El tributo de un grano de arena en una playa serena. El fruto de saber de dónde vengo, a dónde voy y cuál es mi camino, tras haberme caído y levantarme elaborando mi proceso interior. Vivo rodeada de Animales siempre, gracias a Dios, de vida para amar a la vida como única opción. Es deseable que me lean, me escuchen y llegar a los corazones, pero que nadie me siga, solo soy una Teleñeca, que cada uno sea capaz de crear y recorrer su senda hacia el Centro. Insisto: este es mi Camino, que la Luz te guíe en el tuyo. Nos encontraremos en el firmamento.

“Que la Tierra se vaya haciendo camino ante tus pasos,
que el Viento sople siempre a tus espaldas,
que el Sol brille cálido sobre tu cara,
que la Lluvia caiga suavemente sobre tus campos y,
hasta tanto volvamos a encontrarnos,
que Dios te guarde en la palma de sus manos.”
ANTIGUA DESPEDIDA DE LOS PEREGRINOS

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín

lunes, 28 de marzo de 2011

MI VISIÓN DE LA TERAPIA FLORAL

Lo poco que se sobre Flores de Bach y su aplicación a los Animales se lo debo al hecho de ser receptora de esta terapia y de abrir mi intuición para escuchar a mis Amigos Animales cuando las han necesitado, infinitamente más que a las horas de estudio. La base en la formulación de esta terapia es el amor, pura alquimia. Considerad que la principal receptora de la energía de las Flores es el alma de la criatura que tenéis delante.

La Terapia Floral para los Hermanos Animales y Vegetales es solo una parte de mi labor, que se fundamenta en ofrecerles con gratitud lo que ellos me han mostrado. Y siempre con la premisa de que la sanación se dirige no solo al Animal, sino a toda la familia, es decir, los Animales tienen poder curativo directa e indirectamente. Cuando estamos enfermos no se separan de nuestro lado y nos dan la información necesaria para poner en marcha nuestros mecanismos de autosanación, otra cosa es que seamos capaces de interpretarlo, de recibir la información de alma a alma, sin nuestras interferencias intelectuales.

Tal como explico en el prólogo de mi libro: Ante todo, estas páginas no han sido escritas para aleccionar sobre lo que se “tiene que hacer”. Humildemente, solo espero transmitir, más que conocimientos sobre un tema o una experiencia de vida, un átomo de luz que me llegó desde el Universo que compartimos, para ser a su vez compartido. En Común-Unidad. Este es mi Camino, que la Luz te guíe en el tuyo. Nos encontraremos en el firmamento. Es un Camino de Sanación y Conciencia en el amor a Nuestros Amigos del Alma. Siempre afirmo que es algo que he hecho por y para los Animales. Los que viven conmigo me sentaron a escribirlo y se lo dedico a los muchos Maestros y Sanadores que me han regalado su Presencia y su Luz. Ellos son mis amigos del alma, como los Anam Cara que para los antiguos celtas formaban un vínculo espiritual, un lazo de amor.

Como indico en el prólogo a la segunda edición (gracias a mis lectores): “Yo concibo la vida gracias al canto de los Pájaros que me despiertan, al ronroneo de los Gatos cuando los acaricio, a la mirada amigable de los Perros que menean la cola cuando los saludo, a los Hámsteres tomando su comida de mi mano con sus manitas, al galope de los Caballos con el ritmo del latido de los corazones… regalos que me llegan a través de ellos desde algún lugar del Cielo y me hacen feliz en la Tierra. Concibo las estaciones gracias a las Golondrinas que anidan sobre la puerta de mi casa: su llegada es Primavera, sus nuevas crías me acompañan en Verano, su marcha es Otoño e Invierno su fría ausencia. Un Rosal me enseñó lo que significa “Hágase Tu Voluntad”. Todo es conciencia, formas manifestadas de lo invisible en lo visible. Todo es amor para generar amor, no hay otra magia ni otra ciencia. Es tan evidente como Su Belleza.”

“Toda belleza vista aquí abajo por personas con agudeza se asemeja más que nada a esa Fuente celestial de la que procedemos todos…” MIGUEL ÁNGEL.

De Animales, Terapia Floral y Toma de Conciencia. Revista Universo Holístico, nº 33, diciembre de 2010. Autora: Mª Pilar Zamarra San Joaquín.

viernes, 25 de marzo de 2011

ORACIONES DE PERTENENCIA: SOMOS UNO


Oración de los Cuatro Elementos de la Rueda Medicinal
Oh Gran Espíritu del Norte,
invisible espíritu del Aire, y de los frescos y fríos vientos,
oh vasto e ilimitado Abuelo Cielo, tu aliento vivo anima toda vida.
Tuyo es el poder de la claridad y de la fuerza,
el poder de oír los sonidos internos,
de barrer los viejos modelos, y de traer el cambio y el desafío,
el éxtasis del movimiento y la danza.
Oramos para alinearnos contigo,
para que tu poder fluya a través de nosotros, y sea expresado por nosotros,
por el bien de este planeta, y de todas los criaturas que lo habitan.

Oh Gran Espíritu del Este,
radiación del Sol naciente, espíritu de los nuevos comienzos,
oh Abuelo Fuego, gran fuego nuclear, del Sol,
el poder de la energía de vida, chispa vital,
el poder de ver a lo lejos y de imaginar con valentía,
el poder de purificar nuestros sentidos, nuestros corazones y nuestras mentes.
Oramos para alinearnos contigo,
para que tus poderes puedan fluir a través de nosotros y sean expresados por nosotros,
por el bien de este planeta Tierra, y de todas los criaturas que lo habitan.

Oh Gran Espíritu del Oeste,
espíritu de las grandes Aguas, de la lluvia, de los ríos, lagos y manantiales.
Oh Abuela Océano, profunda matriz, útero de toda vida,
el poder de disolver los límites, de liberar las ataduras,
el poder de saborear y sentir, de limpiar y sanar,
gran oscuridad bendita de la paz.
Oramos para alinearnos contigo,
para que tus poderes puedan fluir a través de nosotros y sean expresados por nosotros,
por el bien de este planeta, y de todas las criaturas que lo habitan.

Oh Gran Espíritu del Sur,
protector de la Tierra fructífera,
de todo lo verde que crece, los nobles árboles y hierbas,
Abuela Tierra, alma de la Naturaleza,
el gran poder de lo receptivo,
de la nutrición y la persistencia,
el poder de crecer y producir flores del campo, frutos del jardín.
Oramos para alinearnos contigo,
para que tus poderes puedan fluir a través de nosotros y sean expresados por nosotros,
por el bien de este planeta Tierra, y de todas las criaturas que lo habitan.

RALPH METZNER. Isla de la Tortuga, Costa Oeste.

Circulo Celta del Arraigo
Amanezco hoy por la fuerza del Cielo,
la luz del Sol,
el resplandor de la Luna,
el esplendor del Fuego,
la velocidad del Rayo,
la rapidez del Viento,
la profundidad del Mar,
la estabilidad de la Tierra,
la firmeza de la Roca.
Amanezco hoy por la fuerza secreta de Dios que me guía.

sábado, 19 de marzo de 2011

ALMAS EN ENVASE DIFERENTE

“No herir a nuestros humildes hermanos (los Animales) es nuestro primer deber hacia ellos, pero detenerse aquí no es suficiente. Nosotros tenemos una misión más elevada: serles de servicio a ellos siempre que lo requieran. Si un hombre excluye a cualquiera de las criaturas de Dios del resguardo de la compasión, ese hombre actuará igualmente con sus compañeros humanos.” San Francisco de Asís

Almas en un envase diferente, ni mejor ni peor. Como apuntaba en la entrada anterior, el especismo ha hecho daño incalculable. Cuando tengo en mis manos a un pequeño ser vivo, indefenso, y por ellas han pasado desde bebés recién nacidos hasta otros muchos cachorros y criaturas, a veces, por desgracia, agonizantes, solo pienso en qué puedo hacer para ayudarles, en nombre del Creador. Siempre con el principio de no hacer daño, o mejor y en positivo de hacer el bien, contemplo la riqueza de esas almas y la belleza de su existencia. Lo hago con los Hermanos Vegetales, incluso con mis estimadas jardineras Lombrices de Tierra, más fácil empatizar con aquellos cuyos ojos atraviesan mi mirada, Reptiles, Aves y pequeños Mamíferos. Para todos ellos, Flores de Bach, que os recuerdo han de administrarse previamente diluidas. En Animales silvestres, ya solo el Rescue Remedy es de una tremenda utilidad.


En muchas especies de Roedores, Aves, Reptiles y Animales considerados exóticos, la terapia floral constituye más que una alternativa, en ocasiones es la única esperanza para mejorar algunos trastornos ante la imposibilidad de emplear pautas de educación o fármacos cuyos efectos adversos no tolerarían. Con estos pequeños Animales nos encontramos a veces errores en su manejo debidas simplemente a la ignorancia: alimentación inadecuada, exposición a corrientes de aire, jaulas o accesorios donde se pueden dañar... o lo más grave: tratarlos como juguetes. Los casos que precisan de un diagnóstico más exhaustivo son los problemas de comportamiento y las secuelas traumáticas debidas, desgraciadamente, al abandono y al maltrato, que estos Animalitos sufren de una manera cruel, porque pocos se enteran y pueden ayudar o denunciarlo. Son criaturas frágiles, de las que la gente se deshace con espantosa facilidad y con escasa repercusión social, porque quizá sólo unos pocos ecologistas denuncien la invasión de especies no autóctonas en hábitats que no les corresponde, con el consiguiente desequilibrio del ecosistema. Y desde mi punto de vista, demasiadas almas inocentes masacradas.

Imagina por un momento que tú fueras la criatura de la fotografía y una enorme mano te sostuviese. Os remito a la frase de Horton (y a la genial y significativa película, basada en el cuento del Dr. Seuss): "La persona es persona por pequeña que sea".
© Mª del Pilar Zamarra San Joaquín

miércoles, 16 de marzo de 2011

LOS ESPACIOS SAGRADOS

Las criaturas del bosque estaban hablando unas con otras, conversando con las plantas, cuando un anciano y una chiquilla empezaron a caminar por el sendero que llevaba al prado. Todo el mundo se dio cuenta de que estos humanos eran reverentes cuando pasaron por varias cañadas conectadas por caminos de alces. Esta conducta silenciosa y respetuosa hizo felices a los Familiares del Bosque, porque mostraba que algunos humanos entienden y honran los Espacios Sagrados de otras formas de vida. Cuando los dos humanos llegaron al prado, la chiquilla preguntó a su abuelo si había tratado a los Espacios Sagrados convenientemente. El abuelo afirmó, sonriendo, que estaba muy satisfecho de su buena conducta. La pequeña preguntó entonces a su abuelo dónde estaban los Espacios Sagrados. Después de pestañear para disimular unas lágrimas de ternura en sus ojos, dijo: “Pequeña, el Espacio Sagrado de cada ser vivo está entre la inspiración y la espiración. No siempre podemos ver sus límites exteriores, pero el centro de su existencia anida en el espacio entre dos latidos del corazón”. De La Medicina de la Tierra, JAMIE SAMS.

Convivir es “vivir con”, es conocer y respetar los espacios de todas las criaturas al relacionarnos con ellas. Todos los pueblos nativos de Norteamérica cuentan con leyendas donde describen su relación con los Animales que antaño poblaban sus bosques, en armonía con los seres humanos. Hay quien me dice que los indios no eran siempre vegetarianos y se vestían con pieles, que también cazaban Animales para la supervivencia de los miembros de la tribu. En primer lugar, no voy a idealizarlos, pero nos ha costado recuperar el legado cultural de sus pueblos porque el hombre blanco se encargó de masacrarlos, como también hizo con el Castor, el Bisonte, el Ciervo Wapití…, que casi se extinguen junto a sus hábitats naturales. En segundo lugar, es bien sabido que por sus creencias ellos tomaban de la Naturaleza solo lo necesario para vivir, aprovechando al máximo los recursos que de ella obtenían como comunidades rurales y de artesanos y cuidando de la perpetuación de las especies. Y era tal el respeto hacia sus Hermanos Animales, que siempre acompañaban sus cacerías con oraciones al Gran Espíritu, unos rituales donde aseguraban que el Espíritu del Animal, que consideraban inmortal, volviera a salvo junto al Creador, agradeciéndole su sustento y honrando su existencia.
Yo no podría vivir en un mundo donde no existieran los Animales y las Plantas, mis Amigos del Alma. El especismo es cualquier actitud que infravalora los derechos de otro ser simplemente porque pertenece a una especie distinta al ser humano. En este mundo contaminado por el dinero y la desmesura, hay quien se cree dueño de otras almas y se establecen unas jerarquías de poder que atentan contra la vida de la que somos una parte. Si como los indios, fuéramos capaces de considerar a los demás Animales y a los Vegetales, a todos los seres vivos, como nuestros Hermanos, miembros de la misma Gran Familia Planetaria, os garantizo que el planeta Tierra sería el lugar más hermoso del Universo, rebosante de amor y paz también entre las personas. Y lo podemos conseguir, porque la Tierra nos da todo necesario para vivir y solo los humanos no nos damos cuenta del verdadero valor de todo lo que nos rodea. Hagámonos merecedores de este regalo que llamamos vida y honremos los Espacios Sagrados de todas las criaturas.

De Hermano Lobo, Hermano Oso. Publicado en la Revista Pelo Pico Pata (Ediciones Grupo V) Autora: Mª Pilar Zamarra San Joaquín.

domingo, 13 de marzo de 2011

LA ESENCIA DE LA TERAPIA FLORAL

El uso de la energía vibracional de las Flores se basa en la intuición más profunda y se remonta a los Pueblos Aborígenes, como las culturas de los Nativos Americanos, los Incas, los Celtas o la filosofía Taoísta (según relatos de Edgard Cayce, la utilización de la energía de las Flores proviene de la Atlántida). Es una terapia de alma a alma, que facilita la sanación mediante la rearmonización de la conciencia.

El Dr. Edward Bach estableció esta terapia el siglo pasado, basada en una clara filosofía (= amor a la sabiduría perenne) y en la perfecta Unidad de toda vida: “Todo aquello de lo que tenemos conciencia, es en su infinito número de formas, una manifestación de ese Amor. Podemos darnos una idea de esta concepción pensando en nuestro Creador como en un Sol resplandeciente y de cuyo centro irradian infinitos rayos en todas las direcciones, y que nosotros y todos aquellos de los que tenemos conciencia son partículas que se encuentran al final de esos rayos, enviadas para lograr experiencia y conocimiento, pero que en última instancia, han de retornar al gran Centro. Y aunque cada rayo nos parezca aparte y distinto, forma en realidad parte del gran Sol central. La separación es imposible, pues aunque cada rayo tenga su individualidad, forma parte, sin embargo, del gran poder creativo central. Así cualquier acción contra nosotros mismos o contra otros afecta a la totalidad.”

“A través de su alta vibración, determinadas Flores, Arbustos y Árboles silvestres de un orden superior, tienen el poder de aumentar nuestras vibraciones humanas y abrir nuestros canales a los mensajes de nuestro Ser espiritual, inundar nuestra personalidad con las virtudes que necesitamos y de este modo purgar los defectos de carácter que causan nuestros males; igual que la música hermosa u otras cosas grandiosas e inspiradoras son capaces de elevar nuestra personalidad y de acercarnos a nuestra alma. Y al hacerlo, nos brindan paz y nos liberan de nuestros padecimientos. No curan atacando directamente la enfermedad, sino inundando nuestro cuerpo con las bellas vibraciones de nuestro Ser superior (Ser superior o Alma en el sentido de Carl G. Jung = nuestro núcleo esencial divino, nuestra conexión con el Cosmos), ante cuya presencia la enfermedad se derrite como la nieve delante del Sol. No hay una auténtica curación sin un cambio en la orientación de vida, con paz en el alma y la sensación interior de felicidad.”

© Mª Pilar Zamarra San Joaquín

sábado, 12 de marzo de 2011

CAMINANTE HAZ EL CAMINO


“El centro del Universo es un lugar MARAVILLOSO excavado en la roca, llamado Fraggle Rock” ¿Lo recuerdas? El Maestro Jim Henson y sus colaboradores se referían al CORAZÓN. En el rostro, la correspondencia es la punta de la nariz, que algunas tribus unen en sus saludos. Quizá por eso me resulte tan fascinante sostener una cuchara pegada en la punta de la nariz, el tiempo se detiene y la risa emerge, la inocencia toma las riendas…
 El modo de empatizar, de comprender de manera profunda, de ver más lo que une que lo que separa, donde el juicio no tiene cabida. Viene la mente cargada de contenido y el corazón da su señal. Si no es escuchada, el cuerpo responde con enfermedad. Si se le atiende, comienza a ponerse en marcha la tríada de la transformación: purificación, iluminación, unión. Siempre vigilantes, con la luz encendida y la mirada en el horizonte. Siempre desde la intuición. Porque el Homo Amans vive por y para la conciencia, con la mente al servicio del espíritu y el corazón como un motor puesto en marcha por el mismo alma…

El Camino que los Pueblos Nativos llamaban el Camino Rojo o Camino de la Belleza es el Camino del Corazón. Hacia el Centro de la Rueda. Uno con el Uno. Esto es, de Corazón a Corazón.
© Mª del Pilar Zamarra San Joaquín

sábado, 5 de marzo de 2011

ABRIR EL OJO DEL CORAZÓN


Escribo palabras para que resuenen en los corazones y alivien el alma. Cada vez que pongo en común un tema sobre los Animales del Alma animo a ver lo invisible a través de lo visible.

“Soy ciego y no veo las cosas de este mundo, pero cuando la Luz viene de lo Alto, ilumina mi corazón y puedo ver, pues el Ojo de mi corazón (Chante Ishta) ve todas las cosas. El corazón es el santuario en cuyo centro se encuentra un pequeño espacio en el que habita el Gran Espíritu (Wakan Tanka), y esto es el Ojo. Esto es el Ojo del Gran Espíritu por medio del cual Él ve toda cosa, y por medio del cual Lo vemos. Cuando el corazón no es puro, no se puede ver al Gran Espíritu, si tenéis que morir en esta ignorancia vuestra alma no podrá regresar inmediatamente junto al Gran Espíritu, sino que deberá purificarse mediante peregrinaciones a través del Cosmos. Para conocer el centro del corazón donde reside el Gran Espíritu, debéis ser puros y buenos y vivir según la manera que el Gran Espíritu nos ha enseñado. El hombre que, de esta manera, es puro, contiene el Universo en la bolsa de su corazón (Chante Ognaka).” ANCIANO SIOUX OGLALA.

Los tres Animales del Alma que se refieren al Ojo del Corazón son: La Lechuza, en cuya cara se dibuja un corazón blanco, ave lunar con clarividencia que nos invita a mirar más allá de lo que se ve gracias a la intuición. El Pavo Real, que evoca la perfección arquetípica como reflejo de la divinidad, representada en la belleza de los colores del ojo de las plumas de su cola. Y el Cisne, totémico del chacra corazón, que se refiere al poder del amor en transmutación de la oscuridad a la luz, la pureza del alma y la integración cósmica con la Unidad.
© Mª del Pilar Zamarra San Joaquín